almendras

 

Potenciar los Tobillos Finos

Potenciar los Tobillos Finos

Años atrás, la única parte que las mujeres dejaban al descubierto eran sus tobillos. Por esta razón, las bellezas de la época dedicaban mucho tiempo y esfuerzo a mantener esta pequeña zona de su anatomía en excelentes condiciones.

PIE DE DAMA– La retención de líquidos o la mala circulación de la sangre suelen ser los factores responsables de la antiestética hinchazón de los tobillos. Mi abuela solucionaba este problema con lo que ella llamaba “el baño de nogal”. Si quieres hacer como ella, prepara una infusión añadiendo un puñado de hojas de nogal en dos litros de agua caliente. Baña tus piernas hasta la rodilla en ella durante unos cinco minutos y, a continuación, dúchalas con agua fría. Si eres constante, tus tobillos se afinarán.

MÁS SUAVES– La zona de los tobillos es especialmente propensa a tener la piel rugosa. Para evitarlo, prepara una exfoliante natural mezclando un puñado de almendras con tu hidratante corporal habitual. Aplica la exfoliante sobre los tobillos de forma circular

TOBILLOS BLANCOS– Con el roce constante de pantalones, medias, botas, etc. no es de extrañar que la zona de los tobillos acabe por oscurecerse. Para aclararla, lo mejor es aplicarles un emplasto de requesón y zumo de limón.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Potenciar la Piel Tersa

Potenciar la Piel Tersa

Nacemos con una piel perfecta pero los años pasan y vamos perdiendo esa envidiable tersura. No podemos parar el tiempo pero sí podemos retrasar al máximo este proceso cuidando la piel como se merece.

COME NUECES Y ADIÓS ARRUGAS– Fíjate bien. Las cremas antiarrugas que hay en el mercado, sobre todo las más caras, son muy ricas en vitamina E. Pues bien, uno de los alimentos más ricos en esta vitamina es la nuez. Toma cuatro o cinco nueces al día darás a tu piel los nutriente necesarios para que se regenere por ella misma.

PIEL LIMPIA Y RADIANTE– Y seguimos con frutos secos. Mi abuela utilizaba a diario una estupenda crema limpiadora mezclando unas cuantas almendras molidas con leche. Se frotaba la piel con ella y le quedaba resplandeciente. Además de eliminar impurezas, las almendras y la leche hidrataban la piel en profundidad y evitaban la aparición de las arrugas.

ANTIARRUGAS DE LA ABUELA– Para tener una piel sin arrugas prepara este aceite hidratante. Caliente al baño María durante diez minutos una cucharada de diente de león con cinco cucharadas de aceite de ricino. Deja reposar durante dos horas y filtra. Aplícala a diario, con un algodoncito. Esta loción también borra las manchas de la edad. 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Potenciar los Labios Suaves

Potenciar los Labios Suaves

Cuando el frío arrecia, los labios son los primeros en acusarlo. Mi abuela, acostumbrada a pasar mucho tiempo al aire libre, tenía un sinfín de recetas para mantenerlos suaves y protegerlos del viento y las bajas temperaturas.

LABIOS DULCES COMO LA MIEL– Mi abuela preparaba en casa el tradicional bálsamo de miel, una hidratante labial que dejaba los labios perfectos y … muy dulces. Se trata de mezclar dos cucharadas de miel líquida, una cucharadita de hidrolado de lavanda (puedes sustituirlo por infusión de manzanilla). Se guarda en un pote hermético y se aplica a diario, antes de acostarse.

REMEDIO DE ALTA MONTAÑA– Cuando empezaban los primeros fríos, a mi abuela le faltaba tiempo para encerrarse en la cocina y preparar su famoso protector labial de almendras, un remedio que utilizaban los antiguos alpinistas. Consistía en calentar al baño María dos cucharaditas de cera de abeja rallada, añadir después cuatro cucharaditas de aceite de almendras y, fuera del fuego, una de agua de rosas. Se removía hasta que la mezcla espesara y se envasaba en caliente. Aplicar antes de salir de casa.

SUAVES TODO EL DÍA– Y una última recomendación: si tienes los labios irritados o secos aplícate una gruesa capa de vaselina. 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Potenciar el Estómago Sano

Potenciar el Estómago Sano

Para mi abuela, la sobremesa era uno de los momentos más importantes del día. Sentada en su mecedora, no toleraba que nadie perturbara su digestión. Ese era el secreto aseguraba, de tener un estómago a prueba de bomba.

LAS BUENAS TISANAS DIGESTIVAS– Si comes lentamente, masticando bien los alimentos y no te excedes en las cantidades, tu estómago estará más que agradecido. Si, además coronas la comida con una buena tisana digestiva, te sentirás de maravilla. Una infusión deliciosa y muy digestiva es la tisana de menta y naranja. Consiste en mezclar cuatro hojas de menta fresca, una hoja de salvia y media cucharadita de corteza de naranja rallada. Se añade un cuarto de litro de agua hirviendo y se deja reposar tres minutos Filtra y toma sin edulcorar.

CURA DE ALMENDRAS– Si tienes el estómago delicado, tendrás que recurrir a métodos más contundentes. Esta cura de almendras, receta especial de mi abuela, es todo un regalo para el sistema digestivo. Consiste en licuar cuatro o cinco almendras frescas, una rama de apio y dos zanahorias. Bebe este zumo antes de las comidas.

CONTRA EL DOLOR– Si eres propenso a sufrir dolor de estómago, hierve una cebolla en leche y tómalo todo bien caliente. Es un remedio momentáneo para los estómagos en apuros. 

 

Potenciar el Embarazo Sano

Embarazo Sano

Cuando se esta, como diría mi abuela, “en estado interesante” conviene cuidarse mucho. Tranquilidad, descanso y una buena alimentación son las mejores medicinas en esta época de la vida. Pero, por si surgen molestias, mi abuela siempre tenía el remedio a punto.

LAS BUENAS HIERBAS– Durante el embarazo no conviene tomar hierbas medicinales, salvo indicación expresa de un terapeuta, sobre todo durante los tres primeros meses. Hay, sin embargo, vegetales inofensivos que te ayudarán a superar algunos problemas. El agua de cocer lechugas y el hinojo en verdura se utilizan para aliviar los problemas digestivos y las náuseas matinales. La tila te ayudará a tranquilizarte y a conciliar el sueño, pero debes evitar su uso si tomas fármacos anticoagulantes. En cualquier caso, no tomes más de dos tazas al día.

UNA CUCHARADA DE MIEL– Las parteras de antaño recomendaban a las embarazadas tomar una cucharada de miel al día. La miel es un complemento ideal tanto para ti como para tu futuro hijo, Puedes tomarla sola o en zumos o infusiones.

DIEZ ALMENDRAS AL DÍA– Tu organismo necesita ahora más calcio que nunca y los frutos secos son una buena fuente de este mineral. Si comes unas diez almendras día, obtendrás el calcio necesario para ti y tu bebé. 

 

Uso de las Almendras Para el Hogar

Almendras

La almendra es uno de los tentempiés más apetitosos y saludables. Aunque no se puede abusar de ellas (son muy calóricas) no hay duda de que las almendras son un alimento nutritivo. La medicina natural cuenta con numerosas recetas terapéuticas a base de este popular fruto seco.

Piel de cocodrilo como nueva: Este tipo de piel, aunque se trate de piel artificial, tiene un relieve que dificulta su limpieza. En este caso, las abuelas recomiendan frotarla con un algodoncito empapado en aceite de almendras. Este suave aceite elimina la suciedad e hidrata la piel, dándole un brillo extraordinario y evitando que se pele.

Uso de las Almendras Para la Belleza

Almendras

La almendra es uno de los tentempiés más apetitosos y saludables. Aunque no se puede abusar de ellas (son muy calóricas) no hay duda de que las almendras son un alimento nutritivo. La medicina natural cuenta con numerosas recetas terapéuticas a base de este popular fruto seco.

Manos suaves y blancas: Con la llegada de los primeros fríos, las manos son las primeras en sufrir sus consecuencias. Al tener una piel fina y sensible, es muy frecuente que se vuelvan secas o se irriten. Esta crema de almendras las dejará como nuevas.

Necesitarás: 500 gr de almendras peladas y agua.

1- Machaca las almendras en el mortero y guárdalas en un recipiente.

2- Mezcla un poco de polvo de almendras con agua hasta hacer una crema.

3- Frota las manos con la mezcla y aclara con agua tibia.

Exfoliante natural: Para limpiar la piel en profundidad, nada mejor que exfoliarla con un producto natural. Las abuelas se preparaban su propia exfoliante mezclando almendras en polvo con leche. Se extiende la pasta por el rostro realizando un suave masaje durante un par de minutos. Aclara con abundante agua. Esta crema eliminará las células muertas y te dejará la piel suave y sonrosada, como la de un bebé.

Mascarilla contra el acné: Cuando el acné se pone rebelde, esta mascarilla limpiadora te ayudará a controlarlo. Para prepararla, tan sólo debes mezclar la pulpa de dos albaricoques maduros con dos cucharadas de almendras molidas. Añade, si lo deseas, una cucharada de aceite y mezcla bien. Aplica la mascarilla obtenida sobre el rostro realizando un suave masaje circular, insistiendo en las zonas más afectadas por el acné. Deja que actúe durante un cuarto de hora y aclara después con abundante agua templada. Repite la aplicación cada semana.

 Baño hidratante: En el invierno, la piel se reseca con frecuencia. Para evitarlo, añade al agua de tu baño medio vasito de aceite de almendras y date un baño de unos 20 minutos. Este aceite es muy hidratante y te dejará la piel suave y agradablemente perfumada.

Beneficios de las Almendras Para la Salud

Almendras

El almendro es el primer árbol que florece tras el invierno y por ello ha sido venerado en todas las culturas. Lo mismo podemos decir de su fruto, la sabrosa almendra, toda una tentación para los paladares más delicados. Tanto la almendra cruda como su aceite son ampliamente utilizados en medicina y estética natural.

 Catarro “de pecho”: Esta bebida es un buen remedio para esos catarros que afectan a los bronquios, también conocidos por catarros “de pecho”. Las almendras y la miel descongestionan el pecho y ayudan a aliviar la tos.

Necesitarás: 12 almendras dulces, 1 taza de leche, 1 cucharada de miel.

1- Maja las almendras en un mortero hasta pulverizarlas por completo.

2- Hierve la leche junto a las almendras en polvo durante un minuto.

3- Filtra y añade la miel. Bebe el contenido repartido en dos veces al día.

El mejor alimento para la lactancia: Las abuelas siempre recomendaban a las mujeres que daban el pecho a sus hijos que tomaran almendras. Además de resultar un alimento muy nutritivo y completo, las almendras aumentan la producción de leche. Por todo ello, tanto la madre como el niño se verán beneficiados.

 Leche de almendras para los niños con eccema: Esta saludable leche vegetal tiene reconocidas propiedades para combatir el eccema infantil. La leche de almendras desintoxica el organismo y ayuda a mantener controlados los brotes de eccema. Y, por si fuera poco, su sabor dulce la convierte en una bebida muy agradable y refrescante, sobre todo para los más pequeños de la casa.

La aspirina natural contra el reuma: Las abuelas siempre recomendaban tomar almendras contra lo que ellas llamaban “el dolor de huesos”. Y es que este fruto seco contiene, como la aspirina, ácido salicílico, y por lo tanto, es un arma eficaz contra el dolor. Para aliviar el dolor del reuma, no estaría de más que tomaras un puñado de almendras al día. Te aliviará.

Costra láctea de los bebés: Muchos recién nacidos sufren lo que se denomina la costra láctea, una especie de caspa amarillenta que aparece en el cuero cabelludo. Las expertas abuelas solucionan el problema aplicando aceite de almendras dulces y dejándolo actuar durante toda una noche. Al día siguiente, el peinar al pequeño, la caspa se desprenderá.

Come almendras y no tendrás resaca: Nada peor que beber con el estómago vacío para sufrir una monumental resaca. La sabiduría popular recomienda tomar, entre copa y copa, unas cuantas almendras, si son amargas, mejor. De esta manera, protegemos el organismo de la agresión del alcohol y evitaremos la resaca.

 Náuseas del embarazo: Para calmar las náuseas y el mareo que suelen sufrirse durante los primeros meses de embarazo, nada mejor que comer lentamente seis almendras crudas. El mejor momento para hacerlo es por la mañana, preferiblemente en ayunas. Gracias a las almendras, tendrás un día sin trastornos.