dolor de oídos

 

Otitis infantil

oidos_sanos_ninos

Mantén los mocos bajo control
El exceso de mucosidad en la trompa de Eustaquio, el conducto que comunica la nariz y la faringe con el oído, puede acabar obstruyéndolo y provocar una otitis media, un trastorno muy frecuente en los niños. De hecho, es la enfermedad que se diagnostica más a menudo en menores de 15 años. Diluir y acelerar el drenaje de esas secreciones es la tarea que tienen encomendada los nutrientes siguientes.
-Vitamina C. Esta sustancia, aparte de reforzar las defensas, fluidifica la mucosidad, evitando su estancamiento en el oído y las vías altas respiratorias.
Refuerza su consumo. Comer un kiwi al día, una fruta cítrica o helados naturales a base de zumo de naranja o de limón es una buena estrategia. Una ensalada de tomate con mango también cubre los requerimientos diarios de este nutriente.
-Quercitina. A este flavonoide, de potente acción antiinflamatoria, no se le resiste ni la mucosidad más espesa. Su toma se recomienda no sólo en caso de otitis, sino también de sinusitis, asma y otras alergias respiratorias.
Refuerza su consumo. La quercitina abunda en la cebolla morada –añádela a todos los sofritos-, los guisantes, las coles, la manzana, la pera, la ciruela y la fruta del bosque. Infusiones como el rooibos o la malva, aptas para los niños, son un buen apoyo.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Apaciguar el Dolor de Oído

Apaciguar el Dolor de Oído

Tras el baño o la ducha, ¿a quién no se le ha presentado un terrible dolor de oído causado muy probablemente por el agua que se ha quedado en su interior.?

GOTAS DE HIEDRA QUE ALIVIAN– Si esto te ocurre, sigue uno de los remedios más efectivos al que recurrían nuestras abuelas para apaciguar el dolor: introducían tres gotas de aceite de hiedra terrestre en el oído que se “quejaba”, por la mañana y por la noche. Preparaban este aceite dejando en maceración tres puñados de hojas de hiedra recién cortada en medio litro de aceite de oliva durante tres semanas a la intemperie, removiéndolo cada día. Antes de usarlo, conviene filtrar el aceite con un tamiz. Tras la aplicación, déjate un algodón para que no se te salga el aceite.

DESINFECTA CON CUAJADA– Y si tu dolor está causado por una infección ,lo que más te conviene es refrescar la zona. Años atrás lo hacían de la forma más sencilla y efectiva ¡con cuajada! Mi abuela preparaba la cuajada echando un chorrito de vinagre de manzana en un vaso de leche caliente para que se cortara. Después colaba el suero obtenido lo aplicaba entre gasas alrededor de la oreja (nunca sobre ella). Puedes hacer esta operación varias veces al día hasta que notes que el dolor de oído se ha calmado. 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad: