fumar

 

Curar los Cortes y Rasguños

Curar los Cortes y Rasguños

Hacerse un corte o un rasguño es algo tan normal y cotidiano… Y es que con una simple hoja de papel nos podemos lastimar un dedo. Y ni que decir tiene los peligros de la cocina… ¿quién no se ha cortado pelando una patata o una cebolla?

EL BENEFICIO DEL PAPEL DE FUMAR- La primera vez que vi cómo se curaba mi abuela los cortes que se hacía mientras preparaba la comida, me quedé muy perpleja. ¡Se puso unos de esos papeles que se utilizan para fumar! y siguió tan tranquila con su labor. De hecho, el corte se cerró rápido y no le dio mayores quebraderos de cabeza. Eso sí, cuando los cortes o rasguños son profundos, acompañados de dolor y hemorragia, conviene siempre acudir al médico.

UNGÜENTO DE MIGA DE PAN- Aparte del papel de fumar, mi abuela se ponía una cataplasma para que los cortes le sanaran antes. Mezclaba miga tierna de pan con leche caliente y una yema de huevo, se lo ponía sobre la parte afectada y lo renovaba cuando ya se había secado.

PLANTAS O JABÓN- Ante cualquier corte o rasguño, por pequeño que sea, siempre es aconsejable lavarlo muy bien. Mi abuela lo hacía con una infusión concentrada de tomillo y salvia a partes iguales y cuando no tenia estas plantas a mano simplemente se lavaba con abundante agua y jabón.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Potenciar Fumar Menos

Potenciar Fumar Menos

A mi abuela no le gustaba nada que le llenaran la casa de humo y refunfuñaba cada vez que veía a mi abuelo con la picadura y el papel de fumar. Por eso disponía de los más variados trucos para aminorar este hábito.

LA HIERBA DE LOS GATOS- A la valeriana también se la conoce por este nombre, ya que su olor atrae poderosamente a los gatos. La valeriana ayuda a reducir la ansiedad y, muy especialmente, el deseo de fumar. Prepara una infusión echando dos cucharadas de valeriana en medio litro de agua y tómala en pequeña dosis, coincidiendo cuando el deseo de fumar sea mayor. Evita la valeriana si estás embarazada o en período de lactancia.

FUMAR” ZANAHORIAS- Para calmar el ansia del cigarrillo, mi abuela recomendaba utilizar sustitutos naturales como una zanahoria cruda, un trozo de regaliz, un tronco de apio… Procura también incluir una mayor cantidad de fruta y verdura en tu dieta, desintoxicarás el organismo y aliviarás el “mono” del tabaco.

EN CASO DE URGENCIA- Otro remedio recomendado por mi abuela era masticar un clavo de especia. No es un pasatiempo muy agradable, ya que el clavo tiene un sabor fuerte pero resulta de gran utilidad. No abuses de este remedio resérvalo para cuando el deseo de fumar sea insoportable. 

 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad: