hipertensión

 

Consejos Saludables

zanahorias

¿FUMAS? AGREGA UNA ZANAHORIA A LA ENSALADA
Los tóxicos del tabaco y del alcohol dificultan la absorción de la vitamina A, allanando el camino a los gérmenes responsables de las infecciones respiratorias (resfriado, faringitis, gripe…) y afectando a la salud de la piel y los ojos. Para compensar estas pérdidas, incluye una zanahoria rallada a la ensalada o, si lo prefieres, un par de orejones troceados y aderézala con un aliño a base de zumo de naranja.

¿ERES HIPERTENSO? ELIGE JAMÓN COCIDO SIN SAL
Aunque es preferible optar por el jamón cocido (con 0,8 gramos de sodio) que por el curado (2,2 gramos), lo mejor que puedes hacer si eres hipertenso o retienes líquidos de más es elegir un jamón cocido bajo en sodio (tiene menos de 0,12 mg por cada 100 gramos). En caso de duda, recuerda la norma, un alimento aporta demasiada sal a partir del 0,7 g de sodio por cada 100 gr.

LOS “CRUDITÉS” MARINADOS SON MÁS DIGESTIVOS
No dejes de comer calabacín, zanahoria o nabo crudos- con salsas como el humus, el guacamole, etc.- porque te sienten mal. La solución está en cortarlos en bastoncitos y dejarlos marinar durante una hora con aceite de oliva, zumo de limón y hierbas digestivas- comino, orégano, etc.-.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Beneficios del Tomate en la Salud

Tomate

No hay nada tan refrescante como el tomate recién partido, ¡ni tan saludable! Los entusiastas de la dieta mediterránea lo adoran, tanto por su insustituible sabor como por, sus cualidades medicinales. Versatilísimo en la cocina, tiene también muchas y diferentes aplicaciones en el terreno de la salud.

Remedios rápidos contra la fiebre: El zumo de tomate refresca el cuerpo y resulta especialmente útil cuando estamos acalorados o tenemos fiebre. En este caso, las abuelas recomendaban mezclar zumo de tomate y zumo de sandía a partes iguales. Se obtiene una deliciosa bebida de sabor agridulce que hace bajar la fiebre rápidamente.

Desayuna tomates y adiós hipertensión: Un remedio tradicional para bajar la presión arterial es el siguiente. Se trata de comer un tomate grande o dos pequeños en ayunas cada día.

Próstata sana: El consumo habitual de tomates ayuda a mantener la próstata en buenas condiciones y prevenir el cáncer.

Acabar con la resaca: Si te levantas hecho migas después de una noche de juerga, confía en el sano tomate. Y es que tomar un simple zumo de esta socorrida hortaliza te ayudará a sentirte mucho mejor. Evita, sin embargo, añadirle algún tipo de licor, como hace mucha gente. Será peor el remedio que la enfermedad.

Ablandar los callos: Un remedio tradicional para deshacerse de los molestos callos es colocar un trozo de tomate crudo sobre la callosidad y fijarlo con un vendaje. Deja que actúe durante toda la noche y, al día siguiente, se habrá ablandado.

Madurar un grano: La cataplasma de tomate también nos puede ayudar a madurar los granos y acelerar su curación. Para ello tan sólo hay que aplicar una rodaja fina de tomate sobre el grano el máximo tiempo posible. Si lo deseas, puedes fijarlo con una tirita.

Prevención contra el cáncer: El tomate es rico en licopina, un antioxidante del grupo de los carotenos que, según recientes estudios, ejerce una función protectora contra el cáncer, especialmente el de pulmón, próstata y estómago.

Contrarrestar los efectos negativos del alcohol: Un reciente estudio demuestra que las personas que toman zumo de tomate natural con frecuencia (un mínimo de unas dos o tres veces a la semana) sufren bastante menos los efectos negativos que el alcohol produce en el organismo.

Salsa de tomate contra la migraña: El tomate puede librarte de los dolores de la migraña. Tan sólo tienes que preparar una salsa friendo en muy poco aceite tomate rallado con una buena cantidad de albahaca (preferiblemente fresca). Añade un chorrito de vinagre y ¡a la mesa! Sírvelo bien caliente con algo de pan.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Beneficios de la Tila Para la Salud

Tila

No hay contratiempo que no pueda solucionarse con una tacita de tila. Sustos, nervios, malos tragos… todo es más fácil gracias a esta planta. Pero la tila tiene también otros muchos usos. Una tacita de esta infusión sirve para curar resfriados, calmar dolores, aclarar Ia piel y combatir el insomnio.

Estrés y problemas para dormir: La infusión de la dulce tila es un remedio tradicional para calmar los nervios. Actualmente, cuando problemas como el estrés, la ansiedad, el insomnio y los ataques de pánico están a la orden del día, la tila está en plena vigencia. Toma dos tazas al día de esta tisana, la última poco antes de irte a dormir, y podrás tener un sueño largo y reparador. 

Hipertensión por causas emocionales: Si tienes problemas de hipertensión, confía en la tila. Esta planta es especialmente útil cuando los valores arteriales suben por culpa del estrés y de los problemas emocionales.

Dolor de sinusitis: Otra de las aplicaciones de la tila es la de calmar los síntomas que produce la sinusitis. Dos tazas de tila al día, o tres son las molestias son muy intensas, no sólo alivia el dolor de los senos nasales y la frente sino que también relaja y favorece el sueño.

Combatir el catarro y la fiebre: Si tienes “un trancazo”, es decir, un catarro con fuerte tos, congestión nasal e, incluso, fiebre, toma una o dos infusiones de tila. Te ayudarán a sentirte un poco mejor.

El “antibiótico” natural para los niños: La tila es una planta muy bien tolerada por los niños. Años atrás, cuando los pequeños de la casa caían enfermos con fiebre, se les daba una o dos tacitas de esta infusión al día. La tila actúa como un antibiótico natural, ya que hace disminuir la fiebre y acelera la curación de la dolencia.

 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Beneficios de las Setas en la Salud

Setas

El otoño tiene, entre otras muchas cosas, el aliciente de las setas. De las más variadas formas y sabores, las setas son deliciosas y saludables. Se trata de un alimento muy nutritivo que nos ayuda a combatir dolencias como, por ejemplo, el ácido úrico, la diabetes y la hipertensión.

Contra la gota: Las setas tienen un contenido bajo en purinas, las sustancias responsables de la aparición de ácido úrico en la sangre y, por lo tanto de la gota. Si sustituyes las carnes rojas por alimentos como las setas, pronto notarás mejoría.

Embarazo y lactancia: Otro de los “tesoros” dietéticos de las setas es su gran concentración de ácido fólico. Este nutriente resulta imprescindible durante el embarazo, ya que ayuda a prevenir malformaciones como la espina bífida. También resulta de gran utilidad para reforzar el organismo durante la lactancia.

Un alimento apto para diabéticos: La composición de las setas es casi perfecta para las personas con problemas de diabetes. Prácticamente no contienen grasa y su nivel de hidratos de carbono es también muy bajo (de 3 gramos por cada 100).

Laxantes y digestivas: Las setas son el acompañamiento ideal para platos pesados o muy condimentados como las carnes guisadas. Al contener una elevada cantidad de fibra, estimulan la digestión y ayudan a prevenir el estreñimiento.

Ayuda para la hipertensión: Las setas cumplen con tres requisitos imprescindibles para combatir la hipertensión: son bajas en sodio (sal), altas en potasio y, además, resultan muy diuréticas. Las setas secas, una vez trituradas. se convierten en un excelente sustituto de la sal.

El poder de las setas orientales: En las herboristerías y tiendas de dietética encontrarás setas orientales secas, un alimento que estimula el sistema inmunitario y combate las más diversas enfermedades. El reishi, por ejemplo, combate las alergias, el shiitake ayuda a combatir la gripe y las infecciones y el maitake resulta útil para combatir la hipertensión y los problemas con el hígado. Estos hongos pueden tomarse como las setas tradicionales o bien en cápsulas. Esta última presentación permite la dosificación más correcta. Pueden tomarse juntas o por separado. Tan sólo resultan contraproducentes en las personas alérgicas a los hongos y setas convencionales.

 

Beneficios del Pomelo Para la Salud

Pomelo

Su sabor agrio no es del gusto de muchos, pero sus cualidades dietéticas son tantas que merece la pena pasar por ese “mal trago”. Si no te convence su sabor, puedes probar el pomelo rosa. Tiene los mismos nutrientes, pero su sabor es algo más dulce y agradable. Aficiónate a este fruto y tu salud te lo agradecerá.

Pomelo contra la hipertensión: Este saludable fruto es muy rico en potasio (un pomelo proporciona el 20% de la cantidad de potasio que se recomienda al dÍa). Esto lo convierte en un excelente regulador de los excesos de sodio. Por esta circunstancia, las personas hipertensas harían un gran bien si tomaran un pomelo a diario. Pueden tomarlo tal cual o bien en zumo casero.

Prevenir las enfermedades degenerativas: El pomelo es una auténtica bomba de vitamina C, betacarotenos y bioflavonoides. Este tesoro nutritivo lo convierte en un buen remedio para prevenir toda clase de enfermedades propias de la edad avanzada, como algunos tipos de cáncer, las cataratas y la apoplejía. El zumo de pomelo, por lo tanto puede considerarse como el verdadero elixir de la eterna juventud. El pomelo rosa, además de resultar más dulce, es también más rico en betacarotenos.

Reducir el nivel de colesterol: Este fruto también es rico en pectina, una sustancia que contribuye a reducir el nivel de colesterol “malo” de la sangre. Tomando pomelo a diario, el colesterol alto deja de ser un problema.

Prevención de gripes y resfriados: El verano es un buen momento para fortalecer tu sistema inmunitario. Si empiezas en este periodo, llegarás al invierno con una salud de hierro. Para realizar esta cura, tan sólo tienes que tomar un zumo de pomelo a diario, mejor si es en ayunas. Su contenido en vitamina C te ayudará.

 

Beneficios de las Pasas en la Salud

Pasas

Tienen las mismas propiedades que la uva pero, al no tener agua, sus principios activos están mucho más concentrados. A pesar de su elevado contenido calórico, son muchos los beneficios que pueden reportarnos. Laxantes, energéticas y depurativas, las pasas son un excelente alimento, tanto para los niños como para los mayores.

Prevenir el cáncer: Por su contenido en vitamina C, las uvas pasas son un excelente preventivo contra el cáncer y otras enfermedades degenerativas, como los trastornos cardiovasculares.

Pasas contra la hipertensión: Las uvas pasas son un tentempié muy adecuado para las personas con la tensión alta. Por su composición, ayudan a equilibrar los valores arteriales y prevenir la hipertensión. Toma una pequeña cantidad a diario (una cucharada sopera aproximadamente).

Estreñimiento bajo control: Un remedio tradicional contra ese estreñimiento que parece resistirse a todo tipo de tratamiento es poner unas cuantas pasas en remojo durante toda la noche y, al día siguiente, tomarlas junto al agua, preferentemente en ayunas. Su gran riqueza en fibra acelerará el tránsito intestinal.

Combatir la fatiga física y mental: Las uvas pasas son un alimento muy energético. Una pequeña ración (¼ de taza, por ejemplo) proporciona una gran cantidad de energía de forma inmediata gracias a su elevado contenido en azúcar.

Hacer frente a la ansiedad: La combinación entre azúcares y vitaminas del grupo B hace de las uvas pasas un excelente remedio contra la tensión nerviosa, el estrés, la irritabilidad y la ansiedad. Comer unas cuantas pasas en los momentos más conflictivos del día nos permitirá serenarlos de forma casi inmediata y ver las cosas bajo otra perspectiva, mucho más objetiva.

Niños estreñidos: Nunca es conveniente recurrir a los laxantes, muy especialmente cuando se trata de niños. En estos casos, una buena solución es darles este delicioso desayuno. Pon en remojo unas cuantas pasas que se hinchen y estén más tiernas. Mézclalas con los cereales o el yogur que suela tomar. Será infalible.

Beneficios del Limón Para la Salud

Limones

Es uno de los productos más socorridos de la despensa. En China, su lugar de origen, se Ie llama “fruta milagrosa” por sus muchas aplicaciones. Es insustituible en la cocina, pero también lo es en el tocador y en el botiquín. Por todas estas razones, las abuelas procuraban tenerlo siempre a mano.

Combatir la hipertensión: Para que la tensión arterial no te dé ningún susto, además del tratamiento que te haya aconsejado el médico, toma esta bebida con regularidad. Te ayudará a superar el problema. Bebe esta leche en distintas tomas a lo largo del día.

Necesitarás: El zumo de tres limones, un litro de leche, tres dientes de ajo trinchados y una cebolla picada.

1- Echa el ajo y la cebolla en leche.

2- Pon la leche al fuego y retírala cuando hierva.

3- Cuando esté fría, añade el zumo de limón.

Dolor de cabeza: Parte un limón en dos y pasa una de las mitades por las sienes durante un par de minutos. Te aliviará.

Evitar la ronquera: El zumo de limón suaviza a garganta. Haz gárgaras con zumo de limón y agua antes de irte a dormir y conseguirás una noche sin ronquidos.

Dolor de oídos: Un remedio tradicional y muy efectivo para combatir el intenso dolor que producen las otitis es introducir en el oído un algodón empapado en zumo de limón.

Remedios contra sabañones: Con el frío, llegan los sabañones. Para combatirlos, puedes frotarlos con medio limón. Al estimular la circulación en la zona, conseguirás aliviar el dolor y acelerar su curación.

Jarabe contra los gases: Vierte una taza de agua hirviendo sobre tres limones cortados a rodajas y déjalo en infusión durante toda una noche. Al día siguiente, y preferentemente en ayunas, filtra el preparado y bebe el líquido resultante a pequeños sorbos. Esta sencilla medida aliviará la flatulencia.

Para rendir más en la práctica de un deporte: Los deportistas deberían saber que si toman zumo de limón antes de hacer ejercicio rendirán mucho más. Conseguirás una excelente bebida energética exprimiendo tres limones y añadiendo al zumo tres cucharadas soperas de miel. Tómalo inmediatamente antes de hacer deporte y notarás la diferencia.

Aftas en la boca: Para combatir esta frecuente dolencia, que tan rebelde suele resultar a todo tipo de tratamientos, no hay nada mejor que los enjuagues con limón. Tan sólo tienes que añadir el zumo de un limón y una cucharada de miel a una taza de agua. Realiza enjuagues dos veces a la semana hasta que desaparezca.