huevo

 

Acabar con la Úlcera de Duodeno

Acabar con la Úlcera de Duodeno

Cuando nuestras abuelas oían decir aquella expresión “parece que tengo el estómago en carne viva”, sabían que quien se estaba quejando tenía una úlcera como una catedral.

EL BREBAJE DE LA ABUELA– Pero, muy previsoras ellas, como en sus alacenas nunca faltaba de nada natural, podían preparar de inmediato un brebaje que dejaban en maceración toda la noche y daban a beber en ayunas al doliente. En un mortero machacaban bien una hoja de col, tres bayas de enebro y un cacahuete con su cáscara. Cuando o tenían todo bien picado, mezclaban la pasta resultante con una taza de agua y lo dejaban reposar toda la noche para que los ingredientes soltaran sus principios activos. A la mañana siguiente, las abuelas lo daban a tomar al sufridor de la úlcera, quien después podía desayunar tranquilamente. Y así lo hacían una semana seguida hasta que el enfermo casi no sentía ya su úlcera.

SAN ROBERTO Y EL HUEVO– Este remedio es muy efectivo, igual que otro que hacían a base de hierba de san Roberto y yema de huevo crudo. Cogían las hojas más tiernas de esta planta de la familia de los geranios, las trituraban hasta tener una cucharadita y la mezclaban con la yema de un huevo. Se toma en ayunas una hora antes del desayuno.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Quitar El Dolor del Bazo

Quitar El Dolor del Bazo

En personas sensibles, es muy frecuente sufrir, sobre todo después de comer, el clásico dolor de costado izquierdo. El recetario de la abuela también propone solución a este mal, que si no cesa debe consultarse con el médico.

TORTILLA CON CÁSCARAS DE€ HUEVO– Con sólo dos huevos mi abuela era capaz de poner fin a este dolor tan molesto. cascaba los huevos, troceaba las cáscaras, batía las claras y le yemas, y luego lo juntaba todo en el mismo plato para preparar una insólita tortilla a la francesa, pero no para comerla. Recuerdo que para hacerla utilizaba aceite de almendras dulces y, cuando ya la tenía lista, la colocaba sobre el costado lo máximo de caliente posible para calmar el dolor. Y la mantenía hasta que se enfriaba. Poco a poco el dolor desaparecía.

AJO CADA DÍA– Y como mi abuela era muy amante del ajo, cuando alguien tenía este dolor, que muchas veces puede ir acompañado de fiebre, le recomendaba que se tomara al menos un diente crudo cada día. Por todos es bien conocida la virtud desintoxicante y depurativa del ajo.

MILENRAMA EN INFUSIÓN– La toma de dos tazas al día de una infusión de milenrama también es muy efectiva para contrarrestar la congestión del bazo. Mi abuela tomaba la milenrama bien calentita. 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Potenciar Cutis sin Rojeces

Rojeces en el Cutis

En la época de las abuelas se llevaban las caritas de porcelana, pieles blancas y finas sin sombra de rojeces. Por esta razón, en el recetario de remedios tradicionales no faltan recursos para eliminar este problema.

ZUMOS DE FRUTA– Para prevenir la formación de esos pequeños capilares rotos y eliminar los ya existentes, las abuelas recomiendan tomar a diario zumos caseros de frutas, preferentemente de naranja, manzana, pera o melocotón. No tan agradables, pero igual o más efectivos, son los jugos vegetales de col, espinacas, berros o tomates. Todos estos alimentos, tanto frutas como verduras, tienen las vitaminas necesarias para conseguir unos capilares fuertes. El zumo de berros, además, se puede aplicar directamente sobre la piel.

“CARA DE ACELGA”– Si tienes la cara especialmente enrojecida, pásate un algodón empapado en zumo de acelga licuada y mezclada con un poco de agua. Aunque parezca mentira, el zumo de acelga aliviará el problema en poco tiempo.

MASCARILLA DE LA ABUELA– Aplícate esta mascarilla una vez la semana. Mezcla una cucharadita de huevo batido y la misma cantidad de levadura de cerveza, germen de trigo y aceite de germen de trigo. Aplica y deja que actúe durante quince minutos. 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Potenciar “Culitos” sin Escoceduras

Culito sin Escoceduras

Si los bebés pudieran hablar, nos podían explicar lo mal que lo pasan cuando tienen el culete escocido. Por suerte, las abuelas, acostumbradas a solucionar los problemas de su numerosa prole, conocían muchos remedios para mantener el culito de los bebés en las mejores condiciones.

CALÉNDULA– Lo mejor para aliviar las escoceduras de un bebé es dejarlo el mayor tiempo posible con el culito al aire. Además, mi abuela recomendaba efectuar los lavados en la zona con infusión tibia de caléndula, romero y flor de saúco. Esta infusión calmaba la irritación y ayudaba a curar las molestas escoceduras. También resulta muy eficaz la pomada de caléndula (en herboristerías).

EL PIPÍ QUE NO HACE PUPA- Las abuelas también recomendaban dar a los bebés escocidos pequeñas cantidades de infusión de manzanilla. Esta planta hace que el pipí sea menos ácido y no irrite tanto la piel. Si le estás dando el pecho a tu bebé, bebe también tú una infusión suave de manzanilla y evita los alimentos fuertes y especiados.

HUEVO– Cuando la irritación resulte muy molesta, “pinta” el culito de tu bebé con yema de huevo cruda ligeramente batida. Retíralo con agua al cuarto de hora. El huevo hidrata y calma la piel.

 

Uso del Huevo en el Hogar

Huevos

La forma ovalada y perfecta del huevo ha sido considerada, en todas las culturas, sinónimo de perfección y armonía. De alto valor alimenticio, el huevo es, además, un remedio terapéutico muy utilizado en medicina popular. Siempre presente en nuestra despensa, el socorrido huevo puede sacarnos de más de un apuro.

Remiendos sin aguja e hilo: Hay desgarros en la ropa que resultan difíciles de remendar. En estos casos, el huevo te puede echar una mano. Pinta con clara de huevo el revés del desgarro, junta los bordes del mismo y cúbrelo con un trozo de tela del mismo color que la prenda. Coloca un paño húmedo y pasa la plancha caliente sobre todo ello. Este improvisado remiendo resistirá varios lavados.

Embudo improvisado: Si necesitas un embudo para rellenar frascos pequeños, como los de perfume, coge media cáscara de huevo y practícale un agujero con un alfiler.

Suelos de linóleo: Para darles brillo, echa dos yema de huevo batidas en un litro de agua y aplícalo, bien repartido con una esponja, por todo el suelo. Aclara media hora después con agua limpia.


Uso del Huevo en la Belleza

Huevos

Es uno de los alimentos más completos. Rico en proteínas y vitaminas resulta, además, de fácil digestión. El huevo es también un buen remedio medicinal. Aplicado exteriormente, mejora el estado el estado de la piel y calma distintos dolores y problemas cutáneos. Por vía interna, ayuda a bajar la fiebre.

Champú contra el cuero cabelludo irritado: Si sientes picor en el cuero cabelludo, es posible que sufras sequedad e incluso eccema. Esta loción hidratante te calmará el picor y eliminará el problema.

Necesitarás: Una cucharada de romero seco, un huevo, una cucharada de zumo de naranja.

1- Prepara la infusión de romero y añade el zumo de naranja.

2- Bate un huevo y mézclalo a la preparación anterior.

3- Fricciona el pelo esta mezcla y deja actuar durante diez minutos.

Máscara facial para un cutis resplandeciente: Las abuelas mantenían su piel en excelentes condiciones gracias al huevo, uno de los productos anti-arrugas más antiguos que existen. Se preparaba muy fácilmente batiendo una yema de huevo con unas cuantas gotas de vinagre de manzana. Se aplica sobre el rostro, se deja actuar durante minutos y se aclara con abundante agua. Debe aplicarse de dos a tres veces a la semana.€

Suavizante para el pelo rebelde: No es fácil dominar un pelo fino y rebelde. Este acondicionador a base de huevo y yogur no sólo le dará a tu cabello una flexibilidad y brillo extraordinarios sino que también te ayudará a fijar el peinado.

Necesitarás: ½ yogur natural y un huevo entero.

1- Bate un huevo entero y mézclalo con medio yogur natural.

2- Fricciona el cuero cabelludo con la mezcla y deja actuar diez minutos.

3- Aclara después el pelo con abundante agua tibia.

Mascarilla para revitalizar los senos: obtendrás una excelente crema para suavizar y mejorar la piel de los senos mezclando una yema de huevo, dos cucharaditas de aceite de oliva y una cucharada de germen de trigo. Aplica sobre los senos y deja actuar durante veinte minutos.

Beneficios del Huevo Para la Salud

Huevos

La forma ovalada y perfecta del huevo ha sido considerada, en todas las culturas, sinónimo de perfección y armonía. De alto valor alimenticio, el huevo es, además, un remedio terapéutico muy utilizado en medicina popular. Siempre presente en nuestra despensa, el socorrido huevo puede sacarnos de más de un apuro.

Irritación del pañal: Antiguamente las madres aliviaban las irritaciones de sus pequeños aplicando sobre la zona afectada clara de huevo batida. Este remedio también resulta efectivo para suavizar los pezones doloridos por la lactancia.

Heridas infectadas: Si tienes un divieso, es decir, un absceso infectado que presenta pus, te proponemos un original y eficaz remedio. Consiste en hervir un huevo y extraer la fina tela que se encuentra entre la cáscara y el huevo. Colócala sobre la herida. Déjala que actúe durante el máximo tiempo posible.

Eccema: También la yema tiene propiedades calmantes. La yema de huevo batida es muy eficaz contra el eccema.

El secreto de casanova: Decían que este famoso seductor podía tomarse hasta diez huevos crudos en una noche. Pero para obtener un mayor vigor sexual no hace falta llegar a estos límites (sobre todo si sufres colesterol). Basta con tomar un solo huevo fresco, mezclado con leche, canela y limón, para obtener unos buenos resultados.

Remedio rápido contra la fiebre: Para bajar la fiebre, bate la clara de un huevo con una cucharadita de azúcar. Mézclalo con un vaso de agua y tómalo rápidamente. La fiebre empezará a bajar al poco tiempo.

Yema de huevo contra la migraña: Antiguamente, para combatir las crisis de migraña, se aplicaba el siguiente apósito. Consistía en mezclar tres claras de huevo batidas a punto de nieve con unas cuantas hebras de azafrán. Se extendía la mezcla sobre un paño suave y se aplicaba sobre la frente el tiempo que hiciera falta.

Quemaduras: Para aliviar las quemaduras de poca importancia, aplica clara de huevo batida con unas gotas de aceite sobre la zona afectada.

Calmar el dolor de los esguinces: La clara de un huevo es un remedio muy antiguo para calmar el intenso dolor que suelen producir los esguinces. Se aplicaba bien batida sobre la zona afectada, dejándola actuar un mínimo de una media hora. Este remedio también aliviaba el dolor producido por golp