leche

 

Consejos Saludables II

leche

LAS SALSAS CON VINO FACILITAN LA DIGESTIÓN DE LA CARNE
Marinar la carne más difícil de digerir, como la de caza, con vino tinto es una forma muy interesante de ablandar sus fibras y de potenciar al mismo tiempo el sabor del guiso. Al cocerse el vino pierde todo su contenido en alcohol, por lo que no tienes que preocuparte de los efectos de esta bebida sobre el hígado o … de los controles de alcoholemia.

AÑADE TOMATE A TUS ENSALADAS DE LENTEJAS
Las lentejas nos aprovisionan de buenas dosis de hierro. La única pega que tienen es que el hierro que proviene de los vegetales se absorbe con mayor dificultad. Para resolver este obstáculo sólo tienes que combinar las ensaladas que elabores con esta legumbre con alimentos ricos en vitamina C, como el tomate o el pimiento rojo.

CON LA EDAD, ¿DIGIERES PEOR LA LECHE? ELIGE LA SIN LACTOSA
A medida que pasan los años, son muchas las personas que no toleran bien la leche, porque con la edad disminuye la producción de la enzima que ayuda a digerir la lactosa (o azúcar de la leche). ¿Es tu caso? Retirar este alimento, una de las mayores fuentes de calcio de la dieta, no es siempre la mejor medida. Lo más adecuado es optar por la leche sin lactosa.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Consejos de Belleza

Aloe Vera

PON FRENO A LA CAIDA DEL CABELLO CON EL APOYO DE ABEDUL
En uso externo, las hojas de abedul constituyen uno de los mejores remedios herbales a la hora de prevenir y detener la caída indeseada del cabello. Haz la prueba y hierve 50 gramos en un litro de agua durante unos minutos. Retira del fuego, deja que rebose 10 minutos y filtra. Llévate esta loción a la ducha y utilízala como agua del último aclarado. Repite esta misma operación 3-4 veces por semana y verás como en poco tiempo dejas de ver tantos pelos en la almohada, el desagüe de la ducha o el cepillo.

ATENÚA LAS ARRUGAS DE LOS OJOS CON COLA DE CABALLO
Las patas de gallo pueden minimizarse sin gastar grandes sumas de dinero y sin tener que invertir mucho tiempo. Sólo tienes que preparar una infusión de cola de caballo, utilizando una cucharada de la planta por vasito de agua. Cuando haya enfriado, filtra y diluye en ella una cucharada de miel y una cucharada de leche entera. Empapa dos gasas o dos discos de algodón en el preparado y colócalos sobre los párpados. Retira con agua muy fría y repite este mismo gesto 3-4 veces por semana.

PIERNAS MÁS BONITAS CON ÁLOE VERA Y CASTAÑO DE INDIAS
Si quieres mejorar el estado de las varices, combatir la celulitis y aligerar las piernas pesadas, toma nota de los ingredientes de una fórmula natural con la que lograrás estos tres objetivos. Sólo necesitas combinar 30 gramos de gel de áloe vera y un 1 ml de tintura de castaño de Indias con una cucharada de aceite de sésamo, que debes previamente mezclar con siete gotas de aceite esencial de ciprés y dos más de aceite esencial de menta. En frío, esta loción, que conviene aplicar sobre las piernas con un masaje ascendente, se conserva durante todo un mes.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Acabar con las Flatulencias

Acabar con las Flatulencias

Masticar poco la comida, comer rápido, combinar mal los alimentos… son algunas de las causas de este trastorno digestivo tan común que provoca hinchazón y malestar y que puede ser síntoma de alguna enfermedad.

LECHE REGADA CON COMINOS– Nuestras abuelas tenían un truco infalible para acabar con las flatulencias: un vaso de leche caliente con sabor a cominos. Ponían a hervir un vaso de leche con una pizca de semillas de esta especia, que ya era muy apreciada en el antiguo Egipto, y lo daban a tomar al “flatulento” tan caliente como pudiera soportarlo. Y es que el comino no sólo alivia la flatulencia y la hinchazón; también estimula todo el proceso digestivo.

ANÍS, PERO NO A MENUDO– Nuestras antepasadas también trataban este problema con el apreciado anís. Y no precisamente en infusión, aunque también puede tomarse. Mezclaban una cucharadita del licor que se elabora con estas semillas con un vaso de agua y se lo tomaban. Es un alivio rápido, pero no debe hacerse a menudo, ya que no deja de ser una bebida alcohólica.

ABUSA DE LA COL CRUDA– otro remedio para acallar con las flatulencias era tomar mucha col cruda (no cocida, que puede resultar indigesta si se padece este problema). Las hojas tiernas de la col cruda se puede tomar en ensaladas o en zumos. 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Bajar la Fiebre

Bajar la Fiebre

Conocedoras de lo mucho que costaba “romper la fiebre”, nuestras abuelas ponían en práctica, sin pensárselo dos veces, un método infalible para bajar la temperatura corporal. Y puesto que a ellas les funcionaba siempre, ¿por qué no ponerse manos a la obra sin titubeos? ya sabes que actuar con rapidez es indispensable y más en este caso.

LECHE O CEBADA DE PIES A CABEZA– Toma nota: hierve medio litro de agua con 3 o 4 puñaditos de cebada y, con la ayuda de un paño, unta todo el cuerpo del enfermo con este líquido. Si no tienes cebada a mano, recurre, como también hacían nuestros antepasados, a la leche fresca recién ordeñada y aplícala directamente sobre el cuerpo, desde los pies hasta la cabeza.

LAVANDA PARA LOS PIES– Otro remedio extremadamente efectivo para la fiebre es masajear los pies con aceite de eucalipto o de lavanda. Y en cuanto tengas controlada la situación de forma externa, da a tomar al enfermo, tres veces al día, el agua de haber dejado reposar una pizca de milenrama, eupatorio y pimienta de Cayena, que estimulan la sudoración y reducen la fiebre. En el caso de que el que tenga fiebre sea un niño, dale una tisana mucho más suave y agradable a su paladar infantil: la de hibisco con limón.

Acabar con la Acidez de Estómago

Acabar con la Acidez de Estómago

Tan infalible como rápido era el remedio que mi abuela me recomendaba cuando tenía acidez de estómago, algo que me ocurría muy a menudo, sobre todo después de tomar alimentos muy “cargantes” para mi delicado estómago.

EL TRUCO DE LA LECHE– “Tómate un buen vaso de leche”, me decía mi abuela cuando me veía sentarme en una silla con cara de pocos amigos y le decía que volvía a tener esa extraña sensación que produce la acidez. Mi abuela era partidaria de que me tomara la leche más fresca que pidiera encontrar y si podía ser recién ordeñada y acababa de hervir, aún mejor. La leche tiene un gran poder para neutralizar la acidez de estómago momentáneamente.

PIÑA NATURAL PREVISORA– Y como mi abuela era de aquellas que siempre repetían una y otra vez aquello de “más vale prevenir que curar”, siempre me decía que tomara como postre piña natural, no de la que se comercializa ya cortada y en almíbar. Me recomendaba que me tomara un buen trozo de esta fruta o que me hiciera un zumo.

CAQUIS TODO EL DÍA– Cuando la acidez de estómago es muy persistente conviene echar mano de los caquis o palosantos. Mi abuela recomendaba tomar tres caquis al día media hora antes de cada comida. 

Potenciar la Piel Tersa

Potenciar la Piel Tersa

Nacemos con una piel perfecta pero los años pasan y vamos perdiendo esa envidiable tersura. No podemos parar el tiempo pero sí podemos retrasar al máximo este proceso cuidando la piel como se merece.

COME NUECES Y ADIÓS ARRUGAS– Fíjate bien. Las cremas antiarrugas que hay en el mercado, sobre todo las más caras, son muy ricas en vitamina E. Pues bien, uno de los alimentos más ricos en esta vitamina es la nuez. Toma cuatro o cinco nueces al día darás a tu piel los nutriente necesarios para que se regenere por ella misma.

PIEL LIMPIA Y RADIANTE– Y seguimos con frutos secos. Mi abuela utilizaba a diario una estupenda crema limpiadora mezclando unas cuantas almendras molidas con leche. Se frotaba la piel con ella y le quedaba resplandeciente. Además de eliminar impurezas, las almendras y la leche hidrataban la piel en profundidad y evitaban la aparición de las arrugas.

ANTIARRUGAS DE LA ABUELA– Para tener una piel sin arrugas prepara este aceite hidratante. Caliente al baño María durante diez minutos una cucharada de diente de león con cinco cucharadas de aceite de ricino. Deja reposar durante dos horas y filtra. Aplícala a diario, con un algodoncito. Esta loción también borra las manchas de la edad. 

Potenciar la Piel sin Grasa

Potenciar la Piel sin Grasa

En la época de mi abuela, las mozas con más éxito eran las que tenían la cara como recién lavada, con un aspecto sano y lustroso. Para controlar la grasa, los granitos y demás impurezas, las bellezas de entonces se cuidaban con cosméticos que ellas mismas preparaban.

MASCARILLA DE TÉ– Muchas cremas de la actualidad contienen té en su composición. Y es que esta planta, ligeramente astringente, resulta muy adecuada para eliminar la grasa de la piel. La infusión de té frío, aplicada a diario con un algodoncito, te dejará el rostro fresco y limpio, sin sombra de grasa. Si utilizas té negro, además, lograrás que tu piel adquiera un atractivo tono dorado.

COMO UNA ROSA– La loción de rosas que preparaba mi abuela era famosa en todo el pueblo. Se preparaba mezclando dos partes de agua de rosas (en droguerías y farmacias) y una parte de agua de colonia. Aplica esta loción en las zonas grasas (frente, nariz y barbilla) y evitarás brillos.

LA BELLA MARÍA ANTONIETA– Otro remedio famoso de la época era la mascarilla de María Antonieta. Se conseguía calentando a fuego lento un cuarto de leche, una cucharadita de zumo de limón y otra de coñac. Cuando no queme, se aplica sobre el cutis y se enjuaga a los quince minutos. 

 

Potenciar el Estómago Sano

Potenciar el Estómago Sano

Para mi abuela, la sobremesa era uno de los momentos más importantes del día. Sentada en su mecedora, no toleraba que nadie perturbara su digestión. Ese era el secreto aseguraba, de tener un estómago a prueba de bomba.

LAS BUENAS TISANAS DIGESTIVAS– Si comes lentamente, masticando bien los alimentos y no te excedes en las cantidades, tu estómago estará más que agradecido. Si, además coronas la comida con una buena tisana digestiva, te sentirás de maravilla. Una infusión deliciosa y muy digestiva es la tisana de menta y naranja. Consiste en mezclar cuatro hojas de menta fresca, una hoja de salvia y media cucharadita de corteza de naranja rallada. Se añade un cuarto de litro de agua hirviendo y se deja reposar tres minutos Filtra y toma sin edulcorar.

CURA DE ALMENDRAS– Si tienes el estómago delicado, tendrás que recurrir a métodos más contundentes. Esta cura de almendras, receta especial de mi abuela, es todo un regalo para el sistema digestivo. Consiste en licuar cuatro o cinco almendras frescas, una rama de apio y dos zanahorias. Bebe este zumo antes de las comidas.

CONTRA EL DOLOR– Si eres propenso a sufrir dolor de estómago, hierve una cebolla en leche y tómalo todo bien caliente. Es un remedio momentáneo para los estómagos en apuros. 

 

Uso de la Leche en el Hogar

Leche

En la época de nuestras abuelas, las vacas eran de las posesiones más valoradas ya que, nunca pasaban hambre. Y es que la leche es nuestro primer alimento y, de una manera o de otra, está siempre presente en nuestra alimentación. Nuestros ancestros, además, supieron darle otros muchos usos.

Joyas de oro brillantes: Para que tus joyas de oro recuperen su brillo, ponlas en remojo en leche templada durante diez minutos Aclara con agua y seca con un paño suave.

Malos olores en los muebles: Si introduces un cuenco con leche hirviendo en el interior de un mueble lograrás acabar con el mal olor.

Cuero más brillante: Pasa un algodón empapado en leche entera por tus prendas u objetos de cuero. Además de limpiarlas en profundidad, conseguirás que brillen como nunca.

Encajes como nuevos: Para que los encajes y puntillas blancos conserven su apresto, humedécelos con un poco de leche hervida y plánchalos después. Quedarán perfectos.

Uso de la Leche en la Belleza

Leche

La leche es uno de los alimentos más completos que existen. Rica en prácticamente todos los nutrientes, la leche es un excelente remedio medicinal. Aplicada sobre la piel, calma las quemaduras y evita las arrugas. Por vía interna, nos ayuda a calmar el dolor y aliviar los síntomas del resfriado.

Crema contra las arrugas del cuello: La piel de cuello es extremadamente sensible. Es precisamente allí donde primero aparecen las arrugas y la falta de firmeza. Para evitarlo, conviene hidratar a una vez a la semana con esta excelente mascarilla de leche, huevo y miel.

Necesitarás: 1 huevo entero, ½ vaso de leche entera, ½ vaso de miel líquida.

1- Bate el huevo hasta que quede firme.

2- Sin dejar de batir, añade la leche y la miel.

3- Aplica sobre el cuello durante 20 minutos y aclara con agua.

Manos suaves: Para hidratar las manos y protegerlas de frío, sumérgelas cada noche en un baño de leche tibia. Para conseguir un efecto más intenso, no te laves las manos hasta la mañana siguiente

Piel siempre joven: Cleopatra se bañaba en leche de burra para mantenerse joven. Si tú también quieres mantener a piel fresca y sin arrugas, prueba con una versión actualizada de este antiguo remedio. Consiste en mezclar un litro de leche de vaca y un poco de zumo de un limón. Echa este líquido en el agua de tu bañera -que no deberá estar demasiado caliente- y permanece en ella durante un cuarto de hora. El ácido de la eche y de zumo de limón te dejarán la piel del cuerpo perfecta, firme, suave y sin sombra de arrugas.

Crema contra las espinillas: Si los puntos negros y las espinillas te llevan por el camino de la amargura, hazte esta mascarilla natural. Consiste simplemente en mezclar levadura con leche caliente hasta obtener una pasta de textura cremosa. Aplícala sobre el rostro y deja que actúe durante un cuarto de hora. Retírala con agua fría. Aplícatela a diario y notarás la piel mucho más limpia y libre de espinillas.