niños

 

Otitis infantil

oidos_sanos_ninos

Mantén los mocos bajo control
El exceso de mucosidad en la trompa de Eustaquio, el conducto que comunica la nariz y la faringe con el oído, puede acabar obstruyéndolo y provocar una otitis media, un trastorno muy frecuente en los niños. De hecho, es la enfermedad que se diagnostica más a menudo en menores de 15 años. Diluir y acelerar el drenaje de esas secreciones es la tarea que tienen encomendada los nutrientes siguientes.
-Vitamina C. Esta sustancia, aparte de reforzar las defensas, fluidifica la mucosidad, evitando su estancamiento en el oído y las vías altas respiratorias.
Refuerza su consumo. Comer un kiwi al día, una fruta cítrica o helados naturales a base de zumo de naranja o de limón es una buena estrategia. Una ensalada de tomate con mango también cubre los requerimientos diarios de este nutriente.
-Quercitina. A este flavonoide, de potente acción antiinflamatoria, no se le resiste ni la mucosidad más espesa. Su toma se recomienda no sólo en caso de otitis, sino también de sinusitis, asma y otras alergias respiratorias.
Refuerza su consumo. La quercitina abunda en la cebolla morada –añádela a todos los sofritos-, los guisantes, las coles, la manzana, la pera, la ciruela y la fruta del bosque. Infusiones como el rooibos o la malva, aptas para los niños, son un buen apoyo.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Leche de coco buena para los niños deportistas

coco1

Leche de coco y cacao para los niños deportistas
El agua y la pulpa del coco actúan como un remineralizante natural, capaz de reponer el agua y las sales minerales que se pierden a través del sudor la práctica deportiva. Prepara una refrescante bebida isotónica cien por cien natural para tu hijos siguiendo estos sencillos pasos.

Ingredientes
-la pulpa de ¼ coco
-el agua contenida en 1 coco
-2 cucharadas de cacao en polvo

Preparación
Tritura el agua de coco con la pulpa de esta fruta exótica, agrega el cacao en polvo y vuelve a poner en marcha la batidora de mano.

Tratamiento
Ofrece esta bebida a los niños al término de la actividad física.

Sabías que…
La pulpa de coco tiene un considerable efecto laxante. Si tu hijo no sigue una dieta abundante en fibra –fruta, verduras, hortalizas, cereales integrales-, es preferible que prepares la bebida con el agua del coco y el cacao, únicamente.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Potenciar la Relajación en los Niños

Potenciar la Relajación en los Niños

Hay niños que son un auténtico torbellino. Mi abuela era muy paciente con estos pequeños liantes y no era partidaria de métodos demasiado expeditivos. Ella, como siempre, prefería echar mano de sus remedios.

DULCES TISANAS– Los niños no son muy amigos de las tisanas pero seguro que no podrán resistirse a esta deliciosa infusión de tila a la que añadiremos un pizca de canela y una cucharadita de miel. Esta dulce bebida les tranquilizará casi de inmediato. Atención a las dosis. De seis a doce meses, dar dos cucharaditas al día. De 1 a 6 años, una tacita diaria y a partir de 6, dos tacitas al día.

DULCES MASAJES– Cuando los niños están especialmente alterados, recibirán con agrado un masaje tranquilizante. Este sistema es especialmente eficaz con los más pequeños consiste simplemente en masajear la espalda y los pies del bebé con movimientos lentos y acompasados. El niño debe disfrutar del masaje. si notas que no está por la cuestión o se vuelve todavía más irritable, deja el masaje para otro momento.

SUEÑOS TRANQUILOS– Los niños nerviosos suelen tener mal dormir, despertándose varias veces durante la noche y teniendo pesadillas. Para tranquilizarlos, pon bajo su almohada un saquito con lavanda. Lo relajará.

 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Potenciar los Oídos Sanos en los Niños

Potenciar los Oídos Sanos en los Niños

La otitis es una enfermedad que afecta sobre todo a los niños menores de 4 años y que debe ser tratada por un medico. Hay, sin embargo, una serie de medidas que pueden ayudarte a evitar su aparición.

BUENOS ZUMOS Y BUENAS ENSALADAS– A los niños que se quejaban del oído cada dos por tres, mi abuela les ponía a “dieta”. En estos casos, recomendaba sustituir los productos refinados por los integrales, y, sobre todo, aumentar el consumo de alimentos crudos (frutas y verduras). Cuando atravesábamos una mala racha, en cuanto a dolor de oídos se refiere, nos obsequiaba con riquísimas ensaladas, zumos de fruta y macedonias. ¡No había medicina más agradable y eficaz! 

¡MAMÁ, PUPA!– Si el oído empezaba a doler antes de sufrir males mayores, mi abuela recomendaba echar a diario, dentro del oído, dos o tres gotas de aceite de oliva que había calentado previamente con sus manos. Es una buena costumbre que mantendrá alejado el dolor de oídos.

CATAPLASMA DE PATATA– Otro remedio de urgencia para confortar un oído que empieza a dar la lata, es la cataplasma de patata. Se hierve una patata, se aplasta con el tenedor y, sin dejar que se enfríe totalmente, se aplica sobre el pabellón auricular. El calor de esta cataplasma alivia el dolor.   

 

Potenciar el Crecimiento de los Niños

Crecimiento de los Niños

Aunque la altura de las personas está determinada por los genes, no hay que pasar por alto el importante papel que juega la alimentación en el desarrollo de los niños. Si quieres que tus pequeños sean futuras promesas del baloncesto, no olvides estos consejos.

ALBARICOQUES– No todo el mundo sabe que el albaricoque es una de las frutas más nutritivas que existen. Se dice que los médicos chinos pedían a sus clientes que les pagaran con albaricoques, convencidos de sus muchas virtudes. Comer albaricoques con regularidad activa el crecimiento de los niños y previene el raquitismo. Mi abuela preparaba orejones y mermelada para que pudiéramos tomar albaricoques durante todo el año. ¡Sigue su ejemplo y te sorprenderás de la altura que alcanza tu “Prole”!

TRIGO– El germen de trigo es la parte más nutritiva de este cereal. Se encuentra en el pan y las pastas integrales, aunque también puede tomarse solo. Mi abuela nos daba para merendar bocadillos de “pan moreno” y magdalenas que ella misma hacía con harina integral. Además de estar buenísimos nos alimentaban el doble.

ORTIGAS– La ortiga mayor es una planta rica en vitaminas y minerales. Mi abuela la ofrecía en infusión a los niños inapetentes y de crecimiento lento.

 

Potenciar el Apetito

Apetito

A la mayoría de nosotros, el hambre se nos junta con las ganas de comer, pero hay personas que tienen justo el problema contrario: si por ellos fuera, no comerían nunca. Nada mejor que estos “aperitivos” naturales para hacerles cambiar de idea.

ENDIBIA APERITIVA– El sabor amargo y, al mismo tiempo, refrescante de la endibia es un excelente aperitivo. Mi abuela, cuando no queríamos comer, nos preparaba una completa ensalada de endibias. Haz lo mismo y ya verás como el estómago se anima y pide más. Si no te gustan las endibias, conseguirás el mismo efecto tomando una ensalada de escarola.

NIÑOS SIN HAMBRE– Cuando un niño no quiere comer, meterle la cuchara en la boca se convierte en un asunto de vida o muerte. Para evitar que la cosa termine en batalla campal, lo mejor es ofrecerle al pequeño una infusión de hojas de alcachofa. Añade unas cuantas hojas de alcachofa en una taza de agua hirviendo, deja que repose cinco minutos y filtra. Ofrece al pequeño una tacita de esta infusión al día endulzada con una cucharadita de miel.

LAS FLORES DEL APETITO– Se trata de las flores de centaura. Tomadas en infusión aumentan las ganas de comer. Para que no resulte tan amarga, mi abuela le añadía unas hojas de menta.