patata

 

Combatir la Reúma

Combatir la Reúma

Inflamaciones en los codos, dolor en las rodillas… Desde que el mundo es mundo, el reúma insiste en complicar la vida a las personas, sobre todo las menos jóvenes. Nuestras abuelas intentaban combatirlo con cualquier fuente de calor, aunque no como los indios americanos, que masajeaban enérgicamente la zona dolorida con pimientos picantes.

¿AGUA DE MAR O PATATA?– Aquellas familias que vivían cerca del mar solían acercarse hasta la playa para recoger litros de agua que luego hervían. El secreto de este remedio reside en el beneficioso efecto que ejerce sobre algunos tipos de reúma la combinación de los minerales del agua salada y el calor. Las abuelas aplicaban paños calientes empapados en esta agua en las zonas doloridas. Y las que no tenían posibilidad de conseguir agua del mal hervían patatas con su piel, cuyo efecto es similar La forma de aplicación era la misma. Lo importante es conservar el calor, por eso retiraban el paño cuando se enfriaba y volvían a colocarlo bren caliente.

EL ALIVlO AFRICANO– Otro remedio. En África se descubrieron por primera vez las virtud€es del harpagofito para el reumatismo. Hacían un cocimiento con 10 gramos de la raíz en un vaso de agua y, tras filtrarlo, lo bebían en pequeñas dosis durante el día.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Aliviar las Quemaduras

Aliviar las Quemaduras

La plancha caliente, el aceite de la sartén, la olla hirviendo… Son tantos los riesgos de quemaduras que acechan en una casa que nuestras abuelas tenían una inmensa colección de remedios naturales para curarlas. Eso sí, sólo aquellas quemaduras leves, ya que las graves debe tratarlas un médico.

NIEVE EN LA BOTELLA– Aunque antiguamente se aliviaban las quemaduras con tinta negra, mi abuela era más partidaria de utilizar otro remedio mucho más “limpio” y natural. Como ella vivía en un pueblo donde nevaba mucho en invierno, siempre recogía nieve y la guardaba en un par de botellas de vidrio. Y es que el agua de la nieve es formidable para aliviar las quemaduras.

EL TRUCO DE LA PATATA– Si por lo que fuera mi abuela no disponía de agua de nieve, también confiaba muchísimo en el poder curativo de la patata cruda, que, además de aliviar las molestias de las quemaduras, tiene la propiedad de evitar que salgan ampollas. Si alguien se quemaba partía una patata, nueva a poder ser, y la colocaba sobre la piel afectada.

AZUCENA EN ACEITE– Por todos es bien sabido que echar el aceite de oliva sobre las quemaduras también alivia mucho, pero mi abuela lo mezclaba con flores de azucena, algo mucho más efectivo. Para ello pon a macerar un puñado de flores de azucena en medio litro de aceite. 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Quitar las Ojeras

Quitar las Ojeras

Llevar una vida muy agitada, descansar poco, dormir menos de lo normal.. acaba dejando huellas en nuestro rostro, sobre todo debajo de nuestros ojos, en los que aparecen las temidas y tétricas ojeras, que confier€en una imagen poco atractiva a nuestro aspecto.

BLANQUEADAS” CON AGUA O PATATA– Ml abuela, que las heredó de su madre, se quitaba las ojeras poniéndose paños humedecidos en agua fría o incluso directamente patata bien machacada. Los paños los iba cambiando conforme se calentaban y la patata se la dejaba hasta que se secaba del todo.

“BAÑOS” DE CEBADA– Otro remedio que mi abuela ponía a menudo en práctica para combatir las ojeras y aliviar los ojos cansados era lavárselos con infusión de semillas de cebada. En una taza con agua hirviendo echaba una pizca de semillas de cebada y tras dejarlo reposar unos cinco minutos, filtraba y, cuando estaba tibia, se lavaba los ojos con un paño de algodón bien limpio.

LÍQUIDOS Y MÁS LÍQUIDOS Por último, vigilaba siempre su alimentación, ya que decía que las ojeras salían porque el organismo estaba falto de agua. Y se bebía algo así como dos litros cada día de agua, infusiones, zumos… La infusión de perejil le encantaba y, además, está muy indicada para combatir las ojeras. Abstenerse embarazadas.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Solucionar la Irritación Ocular

Solucionar la Irritación Ocular

Parece imposible la cantidad de remedios que antaño se conocían para tratar esta dolencia, a falta de oftalmólogos que pudieran ponerle solución.

LÁGRIMAS DE PATATA– La mayoría de los remedios consistían en, como decía mi abuela, regar el ojo con alguna sustancia que fuera beneficiosa para frenar la irritación ocular. Mi abuela tenía muchísima debilidad por la patata. Cuando mi abuelo empezó a sufrir este problema, ella puso en marcha su plan y cada noche, antes de que se acostara, untaba el nacimiento de las pestañas con dos gotas de jugo de patata (con los párpados cerrados). Por supuesto, cada día utilizaba una patata nueva recién cortada.

CATAPLASMA DE ARCILLA– Las cataplasmas de arcilla blanca eran muy apreciadas no sólo por sus propiedades inmejorables para la piel; también para los ojos. Mi abuela envolvía un poco de arcilla blanca en una gasa y, a temperatura ambiente, la colocaba sobre los ojos, encima de los párpados cerrados, durante 15 minutos. La arcilla dejaba los ojos como nuevos.

LA DIETA DORADA– Por último, mi abuela insistía en llevar una dieta dorada para combatir los problemas de los ojos, es decir, recomendaba consumir alimentos de este color. ya fueran huevos, melocotones. queso, pasta..

Potenciar los Ojos Descongestionados

Potenciar los Ojos Descongestionados

Cuando mi abuela cosía durante largo rato, siempre acababa con los ojos muy congestionados. En estos casos, se quitaba sus anteojos “de cerca” y se aplicaba uno de estos buenos remedios.

MANZANA ¡UNA BENDICIÓN!– Una de las curas más frescas y agradables que puedes regalarle a tus ojos es el apósito de manzana. Consiste simplemente en rallar una manzana, ponerla entre dos gasas y colocar el apósito sobre los ojos durante un cuarto de hora. La manzana refresca los ojos y elimina la congestión y la irritación.

RODAJAS DE PATATA– Más rápido todavía es el método de la patata. Tan sólo tienes que cortar dos rodajas muy finas de patata cruda y colocarlas sobre los ojos. Mantente con ellas puestas durante unos veinte minutos. Otra versión de este mismo truco es rallar la patata y colocarla, al igual que la manzana, entre dos gasas. Las dos son igual de efectivas.

COMPRESAS FRÍAS– La aplicación de frío es muy eficaz para tratar los ojos cansados. Mi abuela la preparaba las compresas envolviendo un trozo de tela de algodón con una gasa. Lo sumergía en agua muy fría, casi helada, y, después de escurrirlo, lo colocaba sobre los ojos durante unos veinte minutos. El alivio era prácticamente instantáneo.

 

Potenciar los Oídos Sanos en los Niños

Potenciar los Oídos Sanos en los Niños

La otitis es una enfermedad que afecta sobre todo a los niños menores de 4 años y que debe ser tratada por un medico. Hay, sin embargo, una serie de medidas que pueden ayudarte a evitar su aparición.

BUENOS ZUMOS Y BUENAS ENSALADAS– A los niños que se quejaban del oído cada dos por tres, mi abuela les ponía a “dieta”. En estos casos, recomendaba sustituir los productos refinados por los integrales, y, sobre todo, aumentar el consumo de alimentos crudos (frutas y verduras). Cuando atravesábamos una mala racha, en cuanto a dolor de oídos se refiere, nos obsequiaba con riquísimas ensaladas, zumos de fruta y macedonias. ¡No había medicina más agradable y eficaz! 

¡MAMÁ, PUPA!– Si el oído empezaba a doler antes de sufrir males mayores, mi abuela recomendaba echar a diario, dentro del oído, dos o tres gotas de aceite de oliva que había calentado previamente con sus manos. Es una buena costumbre que mantendrá alejado el dolor de oídos.

CATAPLASMA DE PATATA– Otro remedio de urgencia para confortar un oído que empieza a dar la lata, es la cataplasma de patata. Se hierve una patata, se aplasta con el tenedor y, sin dejar que se enfríe totalmente, se aplica sobre el pabellón auricular. El calor de esta cataplasma alivia el dolor.   

 

Potenciar las Manos Suaves

Potenciar las Manos Suaves

Antiguamente se decía que una dama no era una dama si no llevaba las manos pulcramente arregladas. Por esta razón hay infinidad de remedios para dar a nuestras sufridas manos la suavidad y belleza que se merecen.

PEPINO CONTRA LAS GRIETAS– Si tienes las manos muy estropeadas, con grietas o, simplemente, algo ásperas, el fresco pepino puede ser la solución que necesitas. Mezcla dos cucharadas de zumo de pepino con tres cucharadas de cualquier crema hidratante y dos de aceite de coco o aceite de oliva. Bátelo bien hasta obtener una mezcla homogénea. Aplícate esta crema a diario, realizando un suave masaje.

PATATA Y MIEL– Mi abuela siempre reservaba una patata del caldo para aplicársela sobre las manos. Y es que la patata es un excelente suavizante para las manos. Si quieres hacerte una crema hidratante de tu propia cosecha, aplasta una patata cocida sin piel y añádele dos cucharadas de leche y la misma cantidad de miel. Mezcla bien hasta obtener una crema y aplícala sobre las manos. Deja que actúe durante media hora y retírala con agua.

MANOS LIMPIAS– Y, por último, un sistema para limpiar las manos sin agredir su piel. Haz una pasta con aceite de oliva y azúcar y frota las manos con ella. Retíralo con un papel de cocina.  

 

Potenciar la Lengua Sana

Potenciar la Lengua Sana

Los médicos de antaño, incluso muchos hoy en día, lo primero que pedían a sus pacientes es que les sacaran la lengua. Y es que este modesto órgano es un importante indicativo del estado de nuestra salud.

MAL COLOR– Una lengua “sucia”, es decir, con mal color (amarillento o blanquecino) es el signo de que algo no funciona como debiera en nuestro organismo. Si, además, sufres de estreñimiento o trastornos digestivos, la abuela recomienda tomar una infusión de diente de león (70%), boldo (25%) y hojas de sen (5%). Para mayor seguridad haz que te preparen la mezcla en la herboristería. Toma de dos a tres infusiones de esta mezcla al día y aliviarás los tres problemas a la vez.

PATATA Y ZANAHORIA– Hay dos alimentos que no deben faltar en tu dieta diaria. Se trata de la patata y la zanahoria. Estos vegetales, ricos en vitaminas y minerales, limpian el sistema digestivo ayudan a evitar problemas como la lengua sucia y el estreñimiento.

DESINFECCIÓN TOTAL– El tomillo es una planta que, al igual que los detergentes que anuncian en la tele, tiene la virtud de desinfectar a fondo el organismo. Masticar las hojas frescas de tomillo o las infusiones con las hojas secas es un buen remedio para desinfectar la cavidad bucal y la lengua.