tisanas

 

Primeros Auxilios Ante Desmayos

Primeros Auxilios Ante Desmayos

Un síntoma que vale la pena tener en cuenta ya que pueden aparecer como consecuencia un trastorno serio de salud. Pero mientas el diagnóstico no llega, puedes dispensar los primeros auxilios con estos remedios naturales.

PRIMEROS AUXILIOS– Además de tender en el suelo al desmaya con los pies en alto, aflojarle la ropa y abanicar la abuela solía friccionar sus sienes y manos con agua de colonia. También daba muy buen resultado, dar unos suaves golpecitos rápidos con los dedos en la zona comprendida bajo la nariz y sobre el labio. Esta curiosa “maniobra” hace que el desmayado estornude y, de paso, recupere la conciencia.

TISANAS RECONFORTANTES– Una vez haya recuperado la conciencia, el “accidentado” debe reposar en un lugar fresco y tranquilo. No está de más tomar una reconfortante tisana. Las infusiones de salvia o de menta piperita son las más indicadas en estos casos. Deben tomarse calientes y a pequeños sorbos.

ZUMO DE REMOLACHA– Nuestras abuelas aseguraban que el zumo de remolacha fresco ayudaba a prevenir los desfallecimientos. Si eres propenso a sufrir este tipo de accidentes, toma un vaso de este zumo a diario y en ayunas.

 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Potenciar el Vientre Plano

Potenciar el Vientre Plano

Antiguamente, los vientres prominentes se disimulaban con apretadísimos corsés que dejaban prácticamente sin respiración a sus usuarias. Afortunadamente, mi abuela, que era muy poco aficionada a “enfajarse”, prefería métodos mucho menos agresivos.

TISANAS QUE DESINFLAN– En la mayoría de ocasiones, la hinchazón del vientre se debe a una mala digestión de los alimentos. Mi abuela recomendaba en estos casos, terminar cada comida con una tisana de anís verde, hinojo y hierba Luisa, mezclados a partes iguales. Esta agradable infusión, además, evitaba los gases.

DUCHAS REDUCTORAS– Las duchas escocesas, con agua caliente y fría, son también un buen remedio contra a hinchazón. Empieza dirigiendo un chorro de agua caliente alrededor de tu ombligo. Después de unos segundos repite la operación, pero esta vez con agua fría. Si practicas esta ducha a diario conseguirás un vientre más firme y una piel más suave.

DIETA ANTI-BARRIGA– Una dieta equilibrada te ayudará a mantener un buen tipo y una buena salud Para no hinchar el vientre, apúntate a los alimentos ricos en fibra, como las verduras hervidas y los cereales integrales. Evita los picantes, el té, el café, las bebidas gaseosas y el tabaco.  



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Potenciar la Resistencia al Frío

Potenciar la Resistencia al Frío

Años atrás, la gente no era tan friolera como ahora. Acostumbrado a pasar más crudos. Además de los caloríficos potajes sanos y naturales, el frío no les acobardaba tanto como a nosotros.

AL CALOR DEL HOGAR– De todos modos, las abuelas conocían eficaces remedios para soportar los inviernos más crudos. Además de los caloríficos potajes de garbanzos y lentejas a los que eran tan aficionadas en invierno, no olvidaban incluir en sus menús alimentos tónicos como el jengibre. Las abuelas chinas añaden la raíz fresca rallada de jengibre en sopas y guisos. Si prefieres alimentos más autóctonos, confía en el hinojo -perfecto para preparar ensaladas invernales- y el chile, el condimento ideal para la época de frío.

ENTRAR EN CALOR– Es fácil caer en la tentación y combatir el frío con alcohol. Esto es un error porque, aunque estas bebidas proporcionan una instantánea sensación de calor, al poco tiempo se produce el efecto contrario. En lugar del típico carajillo, calienta tu cuerpo con dátiles, frutos secos y castañas acompañados por una tisana de clavo y limón. Prepárala añadiendo un clavo de especia y una corteza de limón en un cuarto de litro de agua caliente. Filtra y toma con miel. Toma esta infusión con precaución, ya que el clavo tiene un efecto irritante. 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Potenciar la Relajación en los Niños

Potenciar la Relajación en los Niños

Hay niños que son un auténtico torbellino. Mi abuela era muy paciente con estos pequeños liantes y no era partidaria de métodos demasiado expeditivos. Ella, como siempre, prefería echar mano de sus remedios.

DULCES TISANAS– Los niños no son muy amigos de las tisanas pero seguro que no podrán resistirse a esta deliciosa infusión de tila a la que añadiremos un pizca de canela y una cucharadita de miel. Esta dulce bebida les tranquilizará casi de inmediato. Atención a las dosis. De seis a doce meses, dar dos cucharaditas al día. De 1 a 6 años, una tacita diaria y a partir de 6, dos tacitas al día.

DULCES MASAJES– Cuando los niños están especialmente alterados, recibirán con agrado un masaje tranquilizante. Este sistema es especialmente eficaz con los más pequeños consiste simplemente en masajear la espalda y los pies del bebé con movimientos lentos y acompasados. El niño debe disfrutar del masaje. si notas que no está por la cuestión o se vuelve todavía más irritable, deja el masaje para otro momento.

SUEÑOS TRANQUILOS– Los niños nerviosos suelen tener mal dormir, despertándose varias veces durante la noche y teniendo pesadillas. Para tranquilizarlos, pon bajo su almohada un saquito con lavanda. Lo relajará.

 

Potenciar el Estómago Sano

Potenciar el Estómago Sano

Para mi abuela, la sobremesa era uno de los momentos más importantes del día. Sentada en su mecedora, no toleraba que nadie perturbara su digestión. Ese era el secreto aseguraba, de tener un estómago a prueba de bomba.

LAS BUENAS TISANAS DIGESTIVAS– Si comes lentamente, masticando bien los alimentos y no te excedes en las cantidades, tu estómago estará más que agradecido. Si, además coronas la comida con una buena tisana digestiva, te sentirás de maravilla. Una infusión deliciosa y muy digestiva es la tisana de menta y naranja. Consiste en mezclar cuatro hojas de menta fresca, una hoja de salvia y media cucharadita de corteza de naranja rallada. Se añade un cuarto de litro de agua hirviendo y se deja reposar tres minutos Filtra y toma sin edulcorar.

CURA DE ALMENDRAS– Si tienes el estómago delicado, tendrás que recurrir a métodos más contundentes. Esta cura de almendras, receta especial de mi abuela, es todo un regalo para el sistema digestivo. Consiste en licuar cuatro o cinco almendras frescas, una rama de apio y dos zanahorias. Bebe este zumo antes de las comidas.

CONTRA EL DOLOR– Si eres propenso a sufrir dolor de estómago, hierve una cebolla en leche y tómalo todo bien caliente. Es un remedio momentáneo para los estómagos en apuros. 

 

Potenciar el Colesterol “Bueno”

Colesterol Bueno

Es como una película del oeste Hay dos tipos de colesterol: el “bueno” y el “malo”. El momento de la verdad llega cuando se colocan frente a frente y se baten en duelo. Para que haya un final feliz… ¡ponte de parte del “bueno”!

A LA RICA BERENJENA– No es un alimento excesivamente nutritivo, pero tiene una ventaja respecto a todos los demás. Y es que la berenjena tiene la capacidad de aumentar los niveles de colesterol “bueno”. Mi abuela confiaba mucho en ella pero, eso sí, recomendaba cocinarla sin grasa añadida.

SOJA– En los países orientales no saben lo que es el colesterol. La razón de esta (ignorancia) es la soja. Y es que el consumo diario de este vegetal aumenta en un 9% el colesterol “bueno”. Puedes tomarlo en cualquiera de sus formas (brotes frescos, tofu, leche…), pero para un efecto mas contundente no hay nada mejor que la lecitina de soja. Toma una cucharada de este suplemento al día.

TISANAS– Hay una serie de plantas que, tomadas en infusión, son capaces de plantarles cara al colesterol “malo”. Toma dos tazas de infusión de diente de león, lavanda, fumaria o menta al día y verás como consigues aumentar los niveles de colesterol “bueno” en tu organismo. 

Potenciar la Cintura Estrecha

Cintura Estrecha

Años atrás, todas las mozas suspiraban por tener una cintura estrechísima y llevaban a la práctica unos métodos que llegaban, incluso, a perjudicar la salud. La abuela, sin embargo, prefería remedios más inocuos, remedios que, como la moda de hoy en día también exige una cintura fina, todavía están en plena vigencia.

TALLE DE EMPERATRIZ– Dicen que la célebre Sissi conseguía lucir su fina cintura gracias a su dieta, muy rica en frutas y verduras. Si empiezas el día con un gran zumo recién exprimido de frutas y verduras “reductoras”, como el pomelo, la manzana, la piña natural, las cerezas, la zanahoria, los espárragos o el pepino, podrás gozar de una cintura de pulsera.

DALE CON EL “HULA HOP” – Uno de los ejercicios que más puede hacer por tu talle es el popular “hula hop” o, como lo llamaban nuestras abuelas, “el aro”. Unos cuantos giros diarios con este divertido juguete te ayudarán a conseguir una cintura de gimnasta.

TISANAS QUE AFINAN– Las abejas aconsejaban a sus dietas las más variadas tisanas, que tenían como misión drenar la retención de líquidos y afinar la cintura. Una de las más eficaces era la de cola de caballo. Tres tazas de esta infusión al día les garantizaba una silueta de lo más sensual. Eso sí, no debes añadile azúcar. 

Potenciar el Embarazo sin Náuseas

Embarazo Náuseas

Cuando se está en “estado interesante”, la alimentación juega un papel importantísimo. Para prevenir las típicas náuseas del embarazo, una abuela recomendaba “tranquilidad y buenos alimentos” iSigue su consejo!

MAREOS MATINALES– Por a mañana, no te levantes de la cama de un salto, lo más probable es que, acto seguido, tengas que ir corriendo a lavabo. Lo mejor es desperezarse a gusto durante unos minutos y levantarse lentamente. Un buen truco para evitar los mareos es comer dos o tres piezas de fruta en ayunas. Las mejores son la pera, la piña natural, la manzana y la uva.

¡QUE ANGUSTIA!– Si durante el día, determinados olores y sabores te hacen arrugar la nariz, ten siempre a mano una bolsita de frutos secos para ir picando entre horas. Con el estómago lleno, te resultará mucho más fácil evitar las náuseas. También es importante evitar los fritos y las comidas excesivamente grasas o muy condimentadas.

TISANAS ANTIMAREO– Después de cada comida, no es mala idea tomar una tisana digestiva para, como diría mi abuela, “sentar el estómago”. La más adecuada para el embarazo es la de manzanilla y hojas de frambueso. Añade una cucharadita de cada una de estas hierbas en una taza de agua hirviendo y tómala a pequeños sorbos.

 

Potenciar el Ácido Fólico en la Sangre

Ácido Fólico

No sólo de hierro se nutre la sangre. Hay otro componente, crucial sobre todo para la mujer, que tiene tanta o más importancia: el ácido fólico. Tener unos buenos niveles de ácido fólico antes y durante el embarazo resulta imprescindible para dar a luz un bebé sano.

VERDURAS– A este ácido se le llama fólico porque proviene, principalmente, de las hojas de las plantas. Mi abuela desconocía la existencia de este componente, pero sabía que lo más sano para un mujer embarazada, o que quisiera estarlo, era comer verdura a diario. Las hojas verdes de algunas verduras, como las espinacas, la Iechuga, las acelgas, etc., son una buena provisión. Es imprescindible que estas verduras se consuman crudas o poco hechas, ya que el ácido fólico se destruye en la cocción.

DIETA SANA– Además de las verduras, no olvides incluir en tu dieta alimentos como la Ievadura de cerveza, las legumbres y los frutos secos, son una inagotable fuente de este componente.

TISANAS – El ácido fólico también se encuentra en las hierbas ricas en hierro. La ortiga muerta, la milenrama, la genciana y la centaura son algunas de ellas. Haz una tisana mezclando todas ellas y toma dos tazas al día. Tomar a temporadas y evitar en caso de gastritis.