vinagre

 

Luchar Contra las Espinas en la Garganta

Luchar Contra las Espinas en la Garganta

Decía mi abuela que comer un pescado no es una tarea tan sencilla e inofensiva como parece. ¿A quién no se le ha quedado incrustada una espina en la garganta al comer pescado?

EL TRUCO DEL HUEVO DURO– Aparte de los trucos de siempre de tragar una miga de pan o un trozo de patata hervida, que pudieran enganchar y arrastrar la espina clavada, mi abuela proponía comer algo más consistente: un huevo duro. Y funcionaba porque después de comer un huevo entero la espina dejaba de molestar. En el caso de que la espina fuera muy rebelde y no quisiera desprenderse, se puede repetir con otro huevo, pero no más.

PIES BIEN FRÍOS– Otro truco de mi abuela para luchar contra las espinas clavadas en la garganta era el agua fría. Decía que sumergiendo los pies en un barreño de agua bien fría, la espina saltaba. Convenía hacer ligeros movimientos con los pies, por lo que el recipiente tenía que ser un poco ancho. La bañera, por ejemplo, es un buen lugar para practicar este truco. 

SORBOS DE VINAGRE– Mi abuela también era partidaria de tragar pequeños sorbos de vinagre para acabar con la espina. Pero como a todo el mundo no le gusta el sabor del vinagre, recomendaba más el truco del huevo duro.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Quitar el Acné

Quitar el Acné

Remedios para combatir el acné he llegado a oír tantos que, al final, me quedo con los que me explicaba mi abuela que hacían en sus tiempos de juventud, Eran remedios tan sencillos que ponerlos en práctica no cuesta nada.

TILO COMÚN PARA TU PIEL– No os podéis llegar a imaginar lo mucho que el tilo común puede hacer contra el acné. Mi abuela me hacía tomar una infusión de hojas de esta planta después de cada comida durante las épocas en que más granos me salían por a cara y la espalda. Para cada infusión utilizaba una cucharadita de hojas de tilo que dejaba reposar en una taza de agua hirviendo.

JABONERA, JABONERA…– Otro remedio que me propuso mi abuela era lavarme la zona afectada por el acné con hierba jabonera (saponaria), una planta muy usual en los jardines (sólo uso externo). O bien hacía una infusión con esta planta y me lavaba a cara después, o bien reducía a polvo esta hierba cuando se secaba, mezclaba una pizca con agua y me la aplicaba directamente sobre los granitos.

VINAGRE DE MANZANA– A veces, incluso me recomendaba que por la mañana y por la noche me limpiase la cara suavemente con vinagre de manzana y que cada día, sin falta, tomara en ayunas una zanahoria rallada. 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Terminar con las Aftas Bucales

Terminar con las Aftas Bucales

Las aftas son placas de color blanco cremoso que aparecen en el interior de la boca y que resulta muy molestas. Cuando teníamos aftas, mi abuela nos retiraba inmediatamente los dulces y nos hacía tomar dos yogures al día, dos medidas que, sin duda, nos aliviaban mucho, pero aún hay más.

VINAGRE CONTRA LA ACIDEZ– Las personas propensas a sufrir aftas suelen tener la saliva demasiado ácida. Para evitarlo, mi abuela recomendaba realizar a diario enjuagues de boca con un vaso de agua, al que había añadido una cucharadita de bicarbonato. Realiza este enjuague una vez al día cada dos días y notarás una gran mejoría.

FRIEGAS CON SALVIA– La salvia es una planta muy socorrida, con poderes antisépticos, muy eficaz en caso de aftas. En los pueblos se preparaba una infusión con sus hojas secas, con la que se realizaban enjuagues y se frotaban las encías. Si a esta infusión le añades una pizca de jengibre, resultará todavía más eficaz.

CON ZUMO DE LIMÓN– Y por último, un sencillo remedio que puedes poner en práctica ahora mismo. Se trata simplemente de mezclar el zumo de un limón con un vaso de agua y utilizarlo para hacer enjuagues. El limón es “mano de santo” contra las aftas, como diría mi abuela.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Potenciar Uñas Fuertes

Potenciar Uñas Fuertes

En la antigua China, los miembros de la clase alta dejaban crecer sus uñas de forma exagerada para demostrar que no realizaban ningún tipo de trabajo manual. Sin llegar a estos extremos, tú también puedes lucir unas uñas de mandarín con estos trucos naturales.

UÑAS DE ACERO– Un remedio de la época de mi abuela para endurecer las uñas. Se trata de mezclar dos cucharadas de aceite de oliva y una pizca de salvia. Calentar al baño María durante cinco minutos y dejar reposar cinco minutos más. Sumerge las uñas en el aceite durante veinte minutos dos veces a la semana durante un mes y tendrás unas uñas a prueba de roturas. Una variación de este mismo remedio es utilizar únicamente aceite de ricino.

ALEGRÍA CARIBEÑA– Un truco que utilizaban las mujeres cubanas para reforzar sus uñas. Mezcla dos cucharadas de zumo de piña o de papaya con una cucharada de yema de huevo y media de vinagre. Mezcla bien y aplícalo sobre las uñas realizando un suave masaje. Deja que actúe durante media hora y, una vez pasado este tiempo lávate las manos con agua fría. Conseguirás unas uñas preciosas. En ocasiones, las uñas débiles son la señal de una dieta inadecuada. En este caso, una infusión diaria de cola de caballo puede ser la solución. 

Trucos con Vinagre en el Hogar

Vinagre

Antiguamente, el vinagre se preparaba dejando fermentar el vino en los barriles destapados. Por aquella época, no había casa en la que no tuvieran vinagre artesanal. Las abuelas lo utilizaban para todo: hacer conservas, limpiar su hogar o sanar las más variadas dolencias.

Reavivar el color de las prendas: Si echas un poco de vinagre en el último aclarado, las prendas de colores delicados no correrán el peligro de desteñirse.

¿Odias el olor a col hervida?: Cuando hiervas col, coloca un paño empapado en vinagre sobre la cazuela y evitarás que toda la casa huela a esta verdura.

Legumbres menos flatulentas: Si echas un chorro de vinagre en el último momento de la cocción, conseguirás que las judías y habas queden, además de más sabrosas, menos flatulentas.

Copas brillantes: Para que las copas de cristal te queden más brillantes, lávalas con agua donde habrás echado un chorrito de vinagre.

Manchas de sudor: Tan sólo tienes que dejar la prenda manchada en remojo con agua y vinagre. Lávala después.

Cal en la plancha: Para eliminar las incrustaciones de cal, llena el depósito con una cucharadita de agua y otra de vinagre. Haz que produzca vapor durante unos minutos, desenchufa la plancha y no vacíes el depósito hasta media hora después. 

Usos del Vinagre en la Belleza

Vinagre

El vinagre es barato y siempre lo podemos tener a mano, tiene numerosos usos, tanto en medicina como en estética. Es un curalotodo que vale la pena tener siempre en casa, tanto en la despensa como en el botiquín.

Baño de vinagre para la piel grasa: La espalda y el escote suelen ser las zonas más grasas del cuerpo. Para mejorar su aspecto y evitar granitos, sumérgete, una vez a la semana, en este baño.

Necesitarás: tres limones y medio litro de vinagre de manzana.

1- Corta los limones a trozos y ponlos en un recipiente grande.

2- Echa el vinagre, tapa el recipiente y deja que repose durante dos horas.

3- Filtra y echa el líquido en el agua caliente de la bañera.

Desodorante natural: Si los desodorantes convencionales suelen abandonarte, prueba esta eficaz alternativa natural. Se trata de lavar las axilas un par de veces al día con tres cuartas partes de agua tibia mezclada con una cuarta parte de vinagre.

Masaje contra la caspa: Para eliminar la caspa y el picor, masajea el cuero cabelludo con vinagre de manzana rebajado cor agua.

Manos ásperas: Muchas veces, la sequedad de las manos aparece como consecuencia del trabajo en la casa. Para evitarlo, lava tus manos con agua y vinagre. Conseguirás que tu piel recupere su suavidad. Es un truco que utilizaban las mujeres que trabajaban en el campo.

Cabello brillante y sin canas: En la época de nuestras abuelas, no existían los productos cosméticos que hay ahora, por lo que la alacena de la casa era un inagotable “centro de estética” donde se encontraban soluciones para todo. Las mujeres de entonces, cuando se lavaban el pelo, solían echar un buen chorro de vinagre en el agua del último aclarado. De esta manera, además de dar más brillo al cabello, evitaban la aparición de las antiestéticas canas.

Beneficios del Vinagre Para la Salud

Vinagre

Antiguamente, el vinagre se preparaba dejando fermentar el vino en los barriles destapados. Por aquella época, no había casa en la que no tuvieran vinagre artesanal. Las abuelas lo utilizaban para todo: hacer conservas, limpiar su hogar o sanar las más variadas dolencias.

Cómo combatir un ataque de hipo: Si te encuentras con un molesto acceso de hipo imposible de controlar, echa unas gotas de vinagre en un terrón de azúcar y mantenlo sobre la lengua hasta que se deshaga. No te darás cuenta y el hipo habrá desaparecido.

Compresas para los golpes: Si te has dado un golpe y el dolor resulta insoportable, aplícate esta compresa analgésica. Notarás alivio.

Necesitarás: ¼ de vino tinto, 200 gramos de vinagre y 50 gramos de perejil.

Uso: Puedes aplicar hasta cuatro compresas al día.

1- Calienta el vino y el vinagre. Retíralo antes de que rompa a hervir.

2- Añade el perejil y deja que repose un cuarto de hora.

3- Empapa un paño en el líquido bien caliente y aplícalo sobre la zona afectada.

Picaduras de mosquito: Para conseguir un rápido alivio tras la picadura de un mosquito, aplica un poco de vinagre con un algodoncito. El vinagre calma el picor y seca la picadura.

Hemorragia nasal: Para cesar rápidamente las hemorragias nasales, empapa un algodón en vinagre e introdúcelo en la fosa afectada.

Alivio para los hematomas: Si ese golpe que te acabas de dar tiene un feo aspecto, evita que aparezca un escandaloso hematoma con este sencillo remedio. Empapa una compresa con vinagre y colócala directamente sobre el hematoma. Coloca sobre ella un trozo de plástico y después una toalla para darle calor. Deja que actúe durante una media hora. Renuévalo una o dos veces.

Hongos fuera con vinagre: Los hongos cutáneos son difíciles de eliminar. En estos casos concretos, como el famoso pie de atleta, pueden eliminarse frotando la zona afectada a diario con agua y vinagre. También puede aplicarse vinagre en los zapatos y en los calcetines. Al cabo de unos días notarás la mejoría.