zanahoria

 

Consejos Varios IV

Miel

LA ZANAHORIA, SANA PREVENCIÓN FRENTE A LOS CÁLCULOS RENALES
Los expertos calculan que el 75% de los cálculos renales son de oxalato cálcico. La vitamina K podría ser de gran ayuda en estos casos, ya que frena su formación. Las zanahorias son ricas en esa vitamina y además arrastran los sedimentos acumulados así que come 2-3 al día.

LIBÉRATE DEL DOLOR DE GARGANTA CON MIEL Y ESENCIA DE TOMILLO
El intenso aroma a bosque que desprende el tomillo es sólo un anticipo de su efecto balsámico y antiséptico. Para aliviar la garganta irritada, los expertos recomiendan diluir una gota de su aceite esencial en una cucharada de miel, dejar que se deshaga lentamente en la boca y tragar.

SI TU INTESTINO SE VUELVE PEREZOSO CON LAS VACACIONES, TOMA YOGUR
La flora intestinal, un ejército de defensa que cuenta con unos 100 billones de eficaces soldados, se encarga no sólo de aumentar la absorción de nutrientes y reforzar la inmunidad, sino también de agilizar el tránsito intestinal. Si te cuesta acudir al baño con la regularidad habitual, toma un yogur diario, buena fuente de estas bacterias beneficiosas, con unas nueces troceadas.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Calmar el Dolor Producido por la Gastritis

Calmar el Dolor Producido por la Gastritis

Ninguna enfermedad hay que tomarla a la ligera y la gastritis mucho menos, ya que puede degenerar en una de esa úlceras que nos pueden hacer ver las estrellas.

EL REMEDIO MÁS DULCE– Nuestras abuelas escondían en su sabiduría un excelente remedio para calmar el dolor que produce la inflamación de la mucosa estomacal: chupar regaliz (abstenerse hipertensos). Así de sencillo. Esta planta tiene efectos antiinflamatorios y, por tanto, calmantes. Además, ¿a quién le amarga un dulce? “Si todos los remedios fueran tan dulces como éste…”, solía decir mi abuela. 

REMOLACHA Y ZANAHORIA– Pero como el regaliz no podía hacerlo todo, mi abuela recomendaba que el que padecía gastritis se tomara cada día en ayunas un vaso de zumo de remolacha y de zanahoria a partes iguales. Para que tuviera mayor efecto sobre el estómago, convenía tomarlo a pequeños sorbos, sin prisa, que las prisas no son buenas y menos para el estómago.

Y DESPUÉS DE COMER…– Y para después de las comidas es muy aconsejable tomar una infusión de menta o anís cuyas propiedades curativas de los problemas digestivo están mas que probadas. Conviene poner cada vez en una taza de agua hirviendo una cucharada de una de las dos hierbas. 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Curas de Ampollas

Curas de Ampollas

Contrariamente a lo que mucha gente piensa las ampollas nunca deben reventarse aun con alfileres pasados por una llama. Mi abuela lo tenía clarísimo, ya que era consciente de que, si la ampolla se abría, la piel afectada estaba mucho más expuesta a posibles infecciones.

CUBIERTAS V DESTAPADAS– En consecuencia, no es de extrañar que mi abuela siempre dijera que las ampollas debía cubrirse durante el día para que no se reventaran o se infectaran y que por la noche era mejor destaparlas para que se secaran. También recomendaba que, si durante el día la gasa se humedecía, era conveniente cambiarla por una nueva.

COL O ZANAHORIA– Aunque las ampollas pueden cubrirse sólo con una gasa o tirita, mi abuela prefería ponerles algo que las pudiera curar, como por ejemplo un trocito de una hoja de col hervida en leche o un trozo de zanahoria recién rallada.

HUESO DE METOCOTÓN– Mi abuela conocía otro remedio muy efectivo para que las ampollas sanaran antes, Guardaba los huesos de los melocotones y cuando le salía una ampolla echaba mano de ellos. Ponía a hervir uno durante cinco minutos, lo dejaba enfriar un poco y, cuando el agua estaba tibia, la echaba sobre la ampolla.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Potenciar la Visión Nocturna

Potenciar la Visión Nocturna

Años atrás, y sobre todo en los pueblos, gente tenía una vista poco menos que prodigiosa. Sin televisión ni ordenadores, entrenaban la visión a fuerza de otear el horizonte, contemplar las nubes y … poco más. Una alimentación sana hacía el resto.

LA DIETA DE LA ZANAHORIA– Algunas personas son como lechuzas y son capaces de orientarse en la oscuridad. Para ser como ellos, nada mejor que seguir lo que mi abuela llamaba “la dieta de la zanahoria” y que no era otra cosa que una dieta rica en vitamina A. Esta vitamina, responsable de la buena visión nocturna, la encontrarás, evidentemente, en la zanahoria, pero también en los albaricoques, los melocotones, el aceite de hígado de bacalao, la yema de huevo y la leche.

COLIRIO NATURAL– Hay una serie de plantas que te ayudarán a mejorar tu visión nocturna. La infusión de ruda es, quizás la más eficaz. Prepara una infusión añadiendo media cucharadita de esta planta en una taza de agua hirviendo. Filtra y, cuando se enfríe, aplica una gota en cada ojo una vez al día.

OJOS ENROJECIDOS– Hay personas que, al caer la noche notan los ojos enrojecidos y sensible. Si este es tu casa realiza este ejercicio consiste en cerrar los ojos y pasear sobre ellos con la mano ahuecada durante un par de minutos.

Potenciar los Pulmones Sanos

Potenciar los Pulmones Sanos

No hay mejor medicina para los pulmones que respirar el aire fresco y sano del campo. Pero si no tienes la oportunidad de realizar este ejercicio con la frecuencia que sería de desear, confía en los remedios naturales.

LA DULCE AVENA– Mi abuela solía tomar cada mañana un cocimiento de avena en ayunas para, según decía ella, “desinflamar los pulmones”. Este remedio es un eficaz preventivo contra las enfermedades relacionadas con el pulmón. Se prepara echando 100 gramos de tallos y granos de avena en medio litro de agua hirviendo. Se filtra y se toma caliente.

JARABE DE ZANAHORIA– Las personas delicadas de los pulmones pueden preparar este eficaz jarabe natural que despeja los pulmones congestionados. Consiste en cortar una zanahoria en rodajas muy finas. Coloca una capa de rodajas en un plato y a continuación, espolvorea sobre ellas una capa de azúcar moreno en polvo. Vuelve a colocar otra capa de zanahorias, otra de azúcar y así hasta acabarlo todo. Espera cuatro horas y cuela el líquido obtenido. Tomar una cucharada por las mañanas en ayunas.

TRES ALBARICOQUES AL DÍA– El albaricoque es un fruto que contiene los nutrientes necesarios para mantener alejadas afecciones pulmonares como, por ejemplo, la bronquitis asmática. 

Potenciar la Lengua Sana

Potenciar la Lengua Sana

Los médicos de antaño, incluso muchos hoy en día, lo primero que pedían a sus pacientes es que les sacaran la lengua. Y es que este modesto órgano es un importante indicativo del estado de nuestra salud.

MAL COLOR– Una lengua “sucia”, es decir, con mal color (amarillento o blanquecino) es el signo de que algo no funciona como debiera en nuestro organismo. Si, además, sufres de estreñimiento o trastornos digestivos, la abuela recomienda tomar una infusión de diente de león (70%), boldo (25%) y hojas de sen (5%). Para mayor seguridad haz que te preparen la mezcla en la herboristería. Toma de dos a tres infusiones de esta mezcla al día y aliviarás los tres problemas a la vez.

PATATA Y ZANAHORIA– Hay dos alimentos que no deben faltar en tu dieta diaria. Se trata de la patata y la zanahoria. Estos vegetales, ricos en vitaminas y minerales, limpian el sistema digestivo ayudan a evitar problemas como la lengua sucia y el estreñimiento.

DESINFECCIÓN TOTAL– El tomillo es una planta que, al igual que los detergentes que anuncian en la tele, tiene la virtud de desinfectar a fondo el organismo. Masticar las hojas frescas de tomillo o las infusiones con las hojas secas es un buen remedio para desinfectar la cavidad bucal y la lengua.  

Potenciar el Hígado Sano

Potenciar el Hígado Sano

El hígado es un órgano sufrido. Aguanta sin rechistar toda clase de abusos hasta que llega un momento en el que no puede más. Y cuando al hígado se le acaba la paciencia ¡ya nos podemos echar a temblar! Para que no se “enfade”, cuídalo con estos trucos.

CABELLO DE MAÍZ, MANO DE SANTO– Si tenemos el hígado delicado, un buen preventivo es el cabello de maíz, que no es otra cosa que la “pelambrera” de las mazorcas, Toma tres tazas de esta infusión al día, endulzada con miel y con unas gotitas de zumo de limón, y ya verás como te sientes muchísimo mejor. La infusión de cabello de maíz facilita ciertas funciones del hígado.

FRESCA COMO UNA LECHUGA– Otra de las grandes amigas del hígado es la modesta lechuga. Además de tomarla en ensalada, puedes prepararla en decocción. Hierve cinco hojas de lechuga de las grandes en un litro de agua durante diez minutos a fuego lento. Bebe el caldo, frío o caliente en dos tomas a lo largo del día.

¡ZANAHORIAS!– Mi abuela aconsejaba a todo aquel que sufría del hígado comer zanahorias a diario. La mejor forma de comerlas es en zumo y en ayunas, a primera hora de la mañana. Un buen vaso de zumo de zanahorias al día es un regalo estupendo. 

Potenciar Fumar Menos

Potenciar Fumar Menos

A mi abuela no le gustaba nada que le llenaran la casa de humo y refunfuñaba cada vez que veía a mi abuelo con la picadura y el papel de fumar. Por eso disponía de los más variados trucos para aminorar este hábito.

LA HIERBA DE LOS GATOS– A la valeriana también se la conoce por este nombre, ya que su olor atrae poderosamente a los gatos. La valeriana ayuda a reducir la ansiedad y, muy especialmente, el deseo de fumar. Prepara una infusión echando dos cucharadas de valeriana en medio litro de agua y tómala en pequeña dosis, coincidiendo cuando el deseo de fumar sea mayor. Evita la valeriana si estás embarazada o en período de lactancia.

FUMAR” ZANAHORIAS– Para calmar el ansia del cigarrillo, mi abuela recomendaba utilizar sustitutos naturales como una zanahoria cruda, un trozo de regaliz, un tronco de apio… Procura también incluir una mayor cantidad de fruta y verdura en tu dieta, desintoxicarás el organismo y aliviarás el “mono” del tabaco.

EN CASO DE URGENCIA– Otro remedio recomendado por mi abuela era masticar un clavo de especia. No es un pasatiempo muy agradable, ya que el clavo tiene un sabor fuerte pero resulta de gran utilidad. No abuses de este remedio resérvalo para cuando el deseo de fumar sea insoportable. 

 

Potenciar la Flora Intestinal

Potenciar la Flora Intestinal

Los antibióticos han salvado muchas vidas, pero también tienen sus inconvenientes. A la hora de acabar con las bacterias, son tan potentes que incluso acaban con las beneficiosas, aquellas que permiten el equilibrio de nuestro organismo.

EL BUEN YOGUR– En la época de mi abuela, los únicos que comían yogur eran los enfermos y los convalecientes. Y es que no hay duda de que el yogur es el alimento que mejor restablece la flora bacteriana en el intestino, sobre todo después de un tratamiento prolongado con antibióticos. El secreto es que se trata de un alimento “vivo”, es decir, que continúa activo tras ser ingerido. En estos casos, toma dos o tres yogures al día.

DE LA HUERTA– Mi abuela también confiaba en tres verduras que, entre otras muchas cualidades, resultan de gran utilidad para normalizar las funciones del sistema digestivo. Se trata de los puerros, las patatas y las zanahorias. La mejor forma de beneficiarse de sus efectos es haciendo una sopa de verduras con ellas y tomar tanto caldo como los “tropezones”.

ALIMENTOS FERMENTADOS– Al igual que el yogur, otros alimentos fermentados, como chucrut o miso (pasta de soja) también tienen la virtud de mantener la flora bacteriana en niveles óptimos.

 

Potenciar Dientes Fuertes

Dientes Fuertes

Antiguamente, no existían las prótesis dentales que hay ahora. Tan sólo las clases pudientes podían optar, por los antiestéticos dientes de oro. Conservar la dentadura era entonces un asunto de vital importancia.

AVENA– Rica en calcio, la avena es un cereal que puede ayudarnos a mantener los dientes en buenas condiciones Mi abuela preparaba una pasta dentífrica que utilizábamos toda la familia. Consistía en dejar en remojo una cucharada de semillas de avena en la nevera durante doce horas. Una vez pasado este tiempo, se mezcla con una cucharada de almendras y otra de aceite de maíz y se machaca en e mortero hasta hacerlo polvo. Añade agua hasta obtener una pasta y utilízala como dentífrico.

TÉ VERDE CONTRA LA CARIES– Los japoneses utilizan el té verde para todo, desde combatir la obesidad hasta prevenir el cáncer. Uno de los usos más importantes de esta planta es la de proteger los dientes. El té verde evita la acumulación de bacterias en los dientes y la proliferación de caries. Bebe de dos a tres trazas a día después de las comidas.

UNA ZANAHORIA AL DÍA– La zanahoria es rica en provitamina A, una vitamina vital para los dientes y, al mismo tiempo, actúa de improvisado dentífrico ya que elimina sarro. Tomar una zanahoria cruda al día es una excelente costumbre.