Otitis infantil

oidos_sanos_ninos

Mantén los mocos bajo control
El exceso de mucosidad en la trompa de Eustaquio, el conducto que comunica la nariz y la faringe con el oído, puede acabar obstruyéndolo y provocar una otitis media, un trastorno muy frecuente en los niños. De hecho, es la enfermedad que se diagnostica más a menudo en menores de 15 años. Diluir y acelerar el drenaje de esas secreciones es la tarea que tienen encomendada los nutrientes siguientes.
-Vitamina C. Esta sustancia, aparte de reforzar las defensas, fluidifica la mucosidad, evitando su estancamiento en el oído y las vías altas respiratorias.
Refuerza su consumo. Comer un kiwi al día, una fruta cítrica o helados naturales a base de zumo de naranja o de limón es una buena estrategia. Una ensalada de tomate con mango también cubre los requerimientos diarios de este nutriente.
-Quercitina. A este flavonoide, de potente acción antiinflamatoria, no se le resiste ni la mucosidad más espesa. Su toma se recomienda no sólo en caso de otitis, sino también de sinusitis, asma y otras alergias respiratorias.
Refuerza su consumo. La quercitina abunda en la cebolla morada –añádela a todos los sofritos-, los guisantes, las coles, la manzana, la pera, la ciruela y la fruta del bosque. Infusiones como el rooibos o la malva, aptas para los niños, son un buen apoyo.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:


Comentarios no permitidos.