salvia

 

Deshacerte de la Sinusitis

Deshacerte de la Sinusitis

Acuérdate de lo que hacía tu abuela cuando tenía sinusitis, le costaba respirar y tenía continuos dolores de cabeza durante varios días. ¿Haces memoria?

ABSORBE” REMOLACHA– Si no lo recuerdas o tu abuela no tenía este problema, te lo explicamos para que sepas cómo deshacerte de este engorro. Coge la mejor remolacha roja que encuentres e n el mercado, exprime su jugo e intenta absorber un poco por la nariz. Puede parecerte un poco desagradable, pero te o aconsejamos por su extrema eficacia para descongestionar la nariz.

A LA RICA SALVIA– Las abuelas también tenían siempre a mano un ungüento que ellas mismas hacían para untarse la cara cuando sufrían sinusitis. Lo preparaban con vaselina, aceite de almendras y salvia. Prepáralo tú también y verás. Funde 200 gramos de vaselina al baño María removiendo bien añade 200 gramos de aceite de almendras y 60 gramos de salvia finamente picada. Déjalo a fuego lento unos 15 minutos y luego pásalo por un tamiz intentando extraer todo el jugo posible. Inmediatamente después vierte el líquido en tarros de cristal y deja que se solidifique antes de usarlo. Mientras te dure la sinusitis, aplícate cada día una capa y retírala cuando se seque.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Calmar las Náuseas

Calmar las Náuseas

Mi abuela aconsejaba llevar siempre encima una petaquita de infusión de anís verde para calmar las náuseas. Aunque hoy en día la gente no se marea así como así, no estaría de más tener en mente alguno de estos remedios por si algún día sufres lo que en aquella época se llamaba “una indisposición”.

ESTRAGÓN, ALIVIO INMEDIATO– Mi abuela preparaba un riquísimo licor que servía para sofocar las náuseas de inmediato. Consistía en echar 50 gramos de hojas frescas de estragón, una rama de vainilla y 150 gramos de azúcar en medio litro de coñac. Se dejaba en maceración durante un mes en un lugar fresco, removiéndolo a diario. Una vez pasado este tiempo, se filtraba y embotellaba. Una cucharada de este licor acababa con las náuseas más violentas.

REMEDIO RÁPIDO– Si las náuseas te sorprenden lejos de casa y no tienes ningún remedio a mano para solucionar el problema, notarás un gran alivio si presionas el interior de la muñeca con tres dedos y respiras profundamente. Es un remedio de urgencia que suele funcionar.

SALVIA SALVADORA– Cuando mi abuela no se encontraba bien, se tomaba una infusión de salvia “por si las moscas”. La salvia se utiliza para solucionar las más diversas dolencias, por lo que las náuseas no pueden ser una excepción. 



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Curar las Llagas

Curar las Llagas

Aunque ahora hay muchos más recursos que antes y la medicina ha avanzado mucho, en muchas casas se siguen curando las llagas como lo hacían antaño nuestras abuelas, que tenían solución para todo.

EL PODER DE LA PATATA RALLADA– Hacían desaparecer las llagas con una simple patata, que por suerte se tienen en todos los hogares. Una vez a mi padre le salió una llaga en el pecho y mi abuela, además de ponerlo a dieta porque dijo que le había salido por tener la sangre “sucia”, le aplicó una cataplasma de patata rallada. Y cuando ésta se secaba, le Ponía otra cataplasma de la misma forma. Así una y otra vez hasta que al final se le curó. Y no pasaron muchos días.

ALCOHOL DE HIERBAS– Mi abuela también conocía un preparado que antaño se hacía para que no les salieran llagas a las personas que debían pasar mucho tiempo en la cama por enfermedad. Se trataba de meter en una botella romero, salvia. lavanda, flor de saúco y tomillo a partes iguales. Estas hierbas se cubrían después con el alcohol que cupiera en la botella. Después la dejaban al sereno al menos durante tres semanas, agitándola muy bien a días alternos. Cuando las hierbas Ya habían dejado toda su esencia, las colaban y con ese alcohol se daban fricciones al enfermo por todo el cuerpo.



Puedes ver el vídeo del consejo tras la publicidad:

Quitar la Caspa de Pelo

Quitar la Caspa de Pelo

Quienes nunca han tenido problemas de caspa no saben lo molesto que resulta
llevar siempre los hombros “nevados”. Y no hablemos de los picores que muchas veces produce esta descamación continuada del cuero cabelludo…

ENJUAGUES DE ORTIGA– Mi abuela, muy amante del aspecto pulido cuidado, no podía soportar ver la caspa sobre su ropa. Por eso, la combatía con un remedio que conocía desde que era pequeña y que preparaba con ortigas. Se ponía unos guantes para que no se le irritara la piel de las manos, cogía un buen manojo de ortigas del campo y las ponía a hervir con agua. Después de colarlas, añadía al agua un chorrito de vinagre y, cuando estaba tibia, se la echaba en el cabello después de habérselo lavado.

SALVIA CONCENTRADA– Y a falta de ortigas, mi abuela recurría a la salvia. Se la aplicaba también en forma de enjuagues y se hacía tres a la semana y a conciencia, porque lo preparaba bien concentrados: 6 cucharadas de esta hierba por medio litro de agua caliente.

CHAMPÚ DE REMOLACHA – La remolacha también resulta muy beneficiosa para combatir la caspa aunque tiende a oscurecer el piel€. Antaño se mezclaba el jugo de una €remolacha con dos vasos de agua y una pizca de sal y con este preparado se lavaba muy bien el cabello. 

Terminar con las Aftas Bucales

Terminar con las Aftas Bucales

Las aftas son placas de color blanco cremoso que aparecen en el interior de la boca y que resulta muy molestas. Cuando teníamos aftas, mi abuela nos retiraba inmediatamente los dulces y nos hacía tomar dos yogures al día, dos medidas que, sin duda, nos aliviaban mucho, pero aún hay más.

VINAGRE CONTRA LA ACIDEZ– Las personas propensas a sufrir aftas suelen tener la saliva demasiado ácida. Para evitarlo, mi abuela recomendaba realizar a diario enjuagues de boca con un vaso de agua, al que había añadido una cucharadita de bicarbonato. Realiza este enjuague una vez al día cada dos días y notarás una gran mejoría.

FRIEGAS CON SALVIA– La salvia es una planta muy socorrida, con poderes antisépticos, muy eficaz en caso de aftas. En los pueblos se preparaba una infusión con sus hojas secas, con la que se realizaban enjuagues y se frotaban las encías. Si a esta infusión le añades una pizca de jengibre, resultará todavía más eficaz.

CON ZUMO DE LIMÓN– Y por último, un sencillo remedio que puedes poner en práctica ahora mismo. Se trata simplemente de mezclar el zumo de un limón con un vaso de agua y utilizarlo para hacer enjuagues. El limón es “mano de santo” contra las aftas, como diría mi abuela.

Potenciar el Flujo Vaginal

Potenciar el Flujo Vaginal

Hay momentos en la vida, como en la menopausia, en los que el flujo vaginal es más escaso de lo normal. La falta de flujo no sólo dificulta las relaciones sexuales sino que también favorece la aparición de irritaciones e infecciones.

LA SUAVE CALAGUALA– Cuando se encontraban con este problema, las mujeres de antaño confiaban en el aceite o la pomada de rizoma de calaguala. Esta suave planta lubrica la vagina y calma posibles irritaciones. Para preparar esta crema se funde medio kilo de vaselina y se añaden 50 gramos de rizoma. Se cuece a fuego lento durante un cuarto de hora sin dejar de remover y se filtra a través de un tamiz. La crema obtenida se guarda en un tarro oscuro.

PLANTAS CON HORMONAS– Hay una serie de plantas que contienen hormonas de origen vegetal que también pueden ayudar a remediar este problema. La infusión de lúpulo, salvia y caléndula, mezclada a partes iguales y tomada dos veces al día, remediará el desequilibrio hormonal que produce este trastorno.

VINAGRE DE SIDRA– Y una última recomendación. Echando un chorrito de vinagre de sidra en el agua del baño se mantiene el PH de la vagina y se previenen las infecciones e irritaciones que suelen afectarla. 

Potenciar Uñas Fuertes

Potenciar Uñas Fuertes

En la antigua China, los miembros de la clase alta dejaban crecer sus uñas de forma exagerada para demostrar que no realizaban ningún tipo de trabajo manual. Sin llegar a estos extremos, tú también puedes lucir unas uñas de mandarín con estos trucos naturales.

UÑAS DE ACERO– Un remedio de la época de mi abuela para endurecer las uñas. Se trata de mezclar dos cucharadas de aceite de oliva y una pizca de salvia. Calentar al baño María durante cinco minutos y dejar reposar cinco minutos más. Sumerge las uñas en el aceite durante veinte minutos dos veces a la semana durante un mes y tendrás unas uñas a prueba de roturas. Una variación de este mismo remedio es utilizar únicamente aceite de ricino.

ALEGRÍA CARIBEÑA– Un truco que utilizaban las mujeres cubanas para reforzar sus uñas. Mezcla dos cucharadas de zumo de piña o de papaya con una cucharada de yema de huevo y media de vinagre. Mezcla bien y aplícalo sobre las uñas realizando un suave masaje. Deja que actúe durante media hora y, una vez pasado este tiempo lávate las manos con agua fría. Conseguirás unas uñas preciosas. En ocasiones, las uñas débiles son la señal de una dieta inadecuada. En este caso, una infusión diaria de cola de caballo puede ser la solución. 

Potenciar las Piernas Ligeras

Potenciar las Piernas Ligeras

Nuestras abuelas tenían sus piernas a buen recaudo, ocultas bajo capas y capas de almidonadas enaguas. Eso no quería decir, sin embargo, que no velaran por su buena salud.

¡ClRCULEN!– La mala circulación de las piernas es la culpable de la hinchazón y el dolor. Para tener las piernas ligeras, nuestras abuelas tomaban dos infusiones de salvia con miel al día. Esta socorrida planta estimula la circulación y, tomada con regularidad, alivia las piernas pesadas y doloridas.

SIN SOMBRA DE VARICES– Las varices surgen de repente y sin avisar. No esta de más que vigiles regularmente tus piernas en busca de venillas que anuncien su próxima aparición. En cuanto sospeches un “ataque” inminente, prepara una infusión de caléndula y aplícala, bien fría, sobre las piernas sin friccionar demasiado. Todavía más efectivo es machacar unos cuantos dientes de ajo en el mortero durante tres minutos y aplicar la pasta en la zona afectada. Eso sí, después tendrás que desodorizar la piel pasando por las piernas medio limón cortado.

PIERNAS DE BAILARINA– Y por último, un ejercicio de ballet que te irá de perlas. Sentada en el suelo, con las piernas juntas y rectas, flexiona y estira los pies varias veces durante cinco minutos.

Potenciar las Encías Sanas

Encías Sanas

Las encías son el soporte de los dientes. Problemas como la piorrea o la gingivitis además de resultar molestos pueden poner en peligro nuestra dentadura. Mi abuela hacia mucho hincapié en proteger las encías con estos sencillos remedios naturales.

SALVIA– Las hojas de salvia son desinfectantes y fortalecer las encías. Utiliza hojas de salvia fresca o bien hojas secas pulverizadas para frotar dientes y encías. Además de conseguir unas encías más fuertes, refrescarás el aliento y evitarás el avance de problemas como la caries o la piorrea.

¡QUÉ HUMOS!– Una curiosa costumbre para complementar cualquier tratamiento es quemar el fruto del alquejenje (muy utilizado como ornamento en repostería) y dejar que el humo que se desprende bañe tu boca. Este humo resulta muy útil para calmar las encías inflamadas.

CON LA BOCA INFLAMADA– Si te duelen las encías, hasta que llegue el momento de acudir al médico, puedes hacerte un enjuague con un vaso de agua caliente en el que habrás echado dos cucharaditas de sal marina y cuatro gotas de agua oxigenada. Si tienes un flemón, o cualquier otro tipo de inflamación, mantén este agua sobre la zona durante unos segundos. Notarás un gran alivio.